Los detectores de incendio para el hogar y su funcionamiento

Comentarios:

0
 0
detectores de incendio para el hogar


Los detectores de incendio para el hogar son dispositivos que fueron creados para alertar a los moradores de las viviendas sobre cualquier peligro que pueda ocurrir con respecto del fuego. Cuentan con una alarma sonora que se activa en cuanto detectan el menor riesgo de incendio, dando el tiempo necesario para reaccionar frente al probable siniestro. Dada la utilidad de estos mecanismos, existen en el mercado varios tipos de detectores de incendio para el hogar. Los detectores más comunes son los del tipo óptico pero no son apropiados para fuego rápido. Los detectores de humo captan la combustión lenta o fuego de baja intensidad, aunque hay modelos que se pueden regular a un nivel más alto de sensibilidad ya que se basan en el principio de luz dispersa. Hay otros, del tipo térmicos que funcionan cuando detectan que sube la temperatura. Dentro de los componentes de los detectores de incendio para el hogar es importante revisar el botón de comprobación que se debe pulsar regularmente para asegurarse si el dispositivo funciona correctamente. Si es así, al pulsarlo sonara la alarma activada por la batería que debe ser reemplazada alrededor de una vez al año, igualmente tiene una luz testigo que indica batería baja.



Hay otros detectores de incendio para el hogar con la tecnología del detector óptico y el detector térmico, combinados, que tienen una capacidad de detección más amplia. Otro de los tipos de detectores de incendio para el hogar son aquellos que detectan las llamas, existen en tres tipos, los que tienen luz ultravioleta, los que tienen infrarrojo, o los combinados. El mecanismo de los detectores de llama funciona cuando percibe altos niveles de luz, por lo tanto no deben ser usados en lugares con mucha luz solar, éstos son útiles en lugares cerrados en donde no se detecta un nivel alto de luz. Otro tipo de detectores de incendio para el hogar son los que detectan la presencia de gases provocados por el fuego, como dióxido y monóxido de carbono, o sulfuro, cianuro y fluoruro de hidrógeno. Estos detectores de incendio captan en primer lugar el monóxido de carbono, y los niveles emitidos por el dióxido de carbono. Este tipo de detectores de incendios no son los más utilizados como los mencionados anteriormente. Los detectores de incendio para el hogar deben ser instalados en los ambientes más propensos a incendios y preferiblemente en el centro del techo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *