Comentarios:

0
 0
tipos de almohadas


Las almohadas se caracterizan por ser elementos que garantizan a las personas el correcto descanso ya sea en largas horas de sueño como en las siestas luego de llegar del trabajo.
Es de público conocimiento que existen diferentes tipos de almohadas y la idea de este artículo es poder resaltar una por una.
Uno de los tipos de almohadas que conocemos, tiene que ver con las de fibra de poliéster.
Son una de las más utilizadas pero tienen un serio problema y el mismo radica en que cuando las mismas se lavan tienden a apelmazarse quedando duras y sin forma.
En lo que respecta a los precios, son uno de los tipos de almohadas más económicos que podemos encontrar.
Las almohadas de plumas son de los tipos de almohadas más conocidas, las hay de diferentes plumas siendo las de ganso una de las más conocidas.
Las mismas se moldean al cuello de cada persona, tienen un desventaja tradicional y es que este tipo de almohada da mucho calor, bienvenido sea en invierno, pero en los meses de más calor se vuelven algo incomodas y además pueden dificultar el sueño.



El látex es un material característico de las almohadas, las mismas se adaptan a la forma y a los diferentes pesos de la cabeza de cada persona.
Las almohadas de látex tienen la particularidad de poder combinarse con plumas y plumón. Algunos médicos recomiendan utilizar las de dureza intermedia.
Existen tipos de almohadas que se caracterizan por ser superiores a otras más que nada por que cuidan algunos aspectos de nuestro cuerpo.
Las almohadas cervicales, están hechas para poder prevenir y a la vez mejorar dolores cervicales.
Las mismas tratan de sujetar el cuello, la nuca y también la cabeza para lograr mantener las cervicales en perfecto estado siempre, las mismas son conocidas por tener forma de vaivén.
También podemos encontrar las almohadas convencionales de Plumón.
Estos estilos de almohadas ofrecen un tipo de soporte apto para todas las personas que precisan de una almohada más que blanda. Estas almohadas son sumamente económicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *