persianas venecianas para exteriores

Las persianas venecianas para exteriores además de adornar el frente de un edificio o de una casa, son muy útiles para resguardar las viviendas, tanto del frio como del calor y cumplen la función de actuar como protectoras solares, en su diseño y fabricación se pueden comparar con las persianas venecianas de interiores, pero se diferencian de éstas, porque son mucho más resistentes, debido a que tienen que afrontar todas las inclemencias del clima y los cambios que él mismo produce.

Las persianas venecianas están hechas de un material inoxidable y resistente a la corrosión, y tienen la ventaja de permanecer por muchos años inalterables. Están compuestas por láminas movibles, que se accionan desde el interior, y éstas se pueden regular de manera tal que queden hacia arriba, hacia abajo, o derechas, proporcionando la mejor iluminación, a cualquier hora del día. Además de esas posiciones, las láminas se cierran herméticamente, produciendo un bloqueo en la visibilidad del exterior hacia el interior, pero al revés se pueden ver los espacios exteriores. Otra de las ventajas que tienen estas persianas es la aislación térmica, manteniendo los ambientes cálidos en invierno y frescos en el verano.

persianas venecianas para exteriores
Las persianas venecianas para exteriores deben ser resistentes

Las persianas venecianas para exteriores, son de muy fácil instalación,  se pueden accionar en forma manual o por medio de un motor eléctrico siempre desde el interior. Estas persianas son muy adaptables a cualquier frente ya que cuentan con una gran variedad de perfiles, de guías, o cables para que puedan ser  instaladas en cualquier tipo y forma arquitectónica. Las persianas venecianas para exteriores además de todas las características que poseen, son altamente decorativas, porque cuentan con una amplia gama de colores y de formas, pensadas especialmente para realzar los frentes, es decir que conforman un conjunto de protección, y de excelente decoración.

Estas  persianas con láminas de bordes redondeados son las más tradicionales, y son las que más combinan en las fachadas. Hay otro tipo de laminas que se usan para oscurecer los ambientes, y gracias a su diseño tienen un cierre perfecto, a este sistema se les coloca un perfil, que anula totalmente la entrada de luz. También hay un diseño de láminas planas, que favorece la recogida de las mismas. Entre otros diseños, se encuentran las que  están divididas en dos secciones de láminas independientes, permitiendo tener una parte abierta y la otra cerrada. También existe otro tipo de posición que desvía la luz hacia arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba