puertas correderas ocultas


Las puertas correderas ocultas son aquellas que pueden colocarse en cualquier lugar de la casa como detrás de las paredes o hasta en un mueble. Las podemos mandar a fabricar por un carpintero o las podemos hacer nosotros mismos ya que esto es muy fácil. En este artículo les vamos a dar algunos tips para poder hacerlo ustedes mismos si es que les interesa. Lo primero que debemos hacer es comprar paneles de madera que serán la base del trabajo que vamos a hacer. Son ligeros, fáciles de transportar y además podremos encontrarlos con distintos acabados. Con éstos paneles y unos herrajes metálicos se podrán construir las puertas correderas ocultas para un armario para ropa, por ejemplo.

Hazla tu mismo

Lo segundo que tenemos que fijarnos es en las medidas del hueco que queramos rellenar con el mueble. Este trabajo podremos hacerlo para un placard empotrado que tengamos en nuestro dormitorio o en nuestro living. Es un trabajo muy fácil y muy rápido y hasta pueden realizarlo principiantes o aprendices de carpintería como para empezar a dar sus primeros pasos. Todo esto estará al alcance de cualquiera que le guste hacer “artesanías”.



puertas correderas ocultas
Las puertas correderas ocultas deben integrarse con la decoración

Entonces, dijimos que íbamos a usar nuestros paneles de madera o melanina decorativa para las puertas correderas ocultas. Entonces ¿de qué manera vamos a desarrollar este trabajo? Muy fácil. Lo que haremos será enmarcar esos paneles utilizando distintos perfiles de aluminio que se colocarán tanto arriba como abajo y en los laterales de los tiradores. Y luego para que la puerta pueda correr fácilmente por los rieles, pondremos en la parte baja del armario un carril con ruedas y arriba una guía. Entonces lo que estaremos necesitando es un carril superior y uno inferior por donde se desplazarán las rueditas que están fijadas a la puerta, una tapa para que no se vean los perfiles y luego para las puertas correderas ocultas utilizaremos un perfil lateral, uno de unión de paneles y luego los remaches tanto de arriba como de la parte de abajo. No debemos olvidarnos de los herrajes, los tirafondos, el cepillo y por supuesto los tan mencionados paneles.

Debemos empezar con los perfiles laterales y los superiores y lo que hacemos es cortarlos a la altura que estemos necesitando según las medidas que tomamos. Como decíamos, a no asustarse ya que todo esto es un trabajo muy sencillo que cualquier podrá realizar a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba