modelos de puertas deslizables

En general, para la colocación de los modelos de puertas deslizables, se debe levantar un doble tabique, cuya función es ocultar la hoja de la puerta cuando la misma se abre.
Estas guías quedan ocultas dentro de estos tabiques. En caso de estropearse el riel, deberá reemplazarse en su totalidad, para lo que inevitablemente se deberá romper el tabique.
Es por ello que un cambio de puerta como este, puede requerir obras innecesarias, que son totalmente evitables con la instalación de un raíl que se coloca sobre el marco de la puerta.
Estos modelos de puertas deslizables se pueden integrar al conjunto de la habitación, pintándolas del mismo color que las paredes.
Con esta solución ni siquiera es necesario cambiar la puerta, ya que una puerta batiente se puede adaptar perfectamente a una corredera con este mecanismo y en caso de tener que reemplazar la guía, esto se puede hacer muy rápidamente y sin mayores costos.
La desventaja frente a los modelos de puertas deslizables de hojas que se ocultan cuando están abiertas, es que el espacio lindero a puerta debe permanecer libre, de lo contrario no podría abrirse.

Accesorios y complementos

Con respecto a los sistemas que sostienen las hojas de los modelos de puertas deslizables, en la actualidad hay accesorios muy novedosos.
Estos pueden conseguirse en cualquier ferretería buena, se venden en conjunto y son de muy fácil instalación, tanto que la instalación no necesariamente debe realizarla un profesional.
Algunos kits hasta cuentan con sistemas de amortiguación, para disminuir ruidos y vibraciones que puedan suceder.
En su mayoría soportan pesos de hasta 100 kg.
Hay una variedad muy amplia, desde sistemas que permanecen ocultos detrás de las hojas de los modelos de puertas deslizables hasta unos que quedan a la vista.
Estos últimos son mucho más sencillos de colocar.
El factor más importante a tener en cuenta es que los diferentes modelos de puertas deslizables admiten un mejor aprovechamiento el espacio disponible requerido que una puerta convencional.
Se adaptan tanto a ambientes contemporáneos como modernos así como también a habitaciones rústicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba