pestillos para puertas de aluminio


Los pestillos para puertas de aluminio y para puertas en general, son elementos muy simples y básicos que se usan para asegurar las puertas y son tan importantes como las bisagras, ya que hacen al cierre adecuado de la puerta.
La función de los pestillos para puertas de aluminio es entonces, permitir abrir el cerrojo de las puertas desde el interior. Estos pequeños detalles les dan un efecto vistoso a las puertas y por lo tanto debe prestárseles tanta atención como al acabado de las superficies.
En general los pestillos son de latón y vienen con la superficie pulida o cromada, pero también se pueden conseguir de plástico o imantados. El latón es una aleación de cobre y zinc, de apariencia similar al oro, que se emplea para aplicaciones con baja fricción, como cerraduras.
Sin embargo también es muy común encontrar pestillos para puertas de aluminio de bronce, una mezcla de cobre con estaño.
La elección de un tipo en particular depende del uso que se le vaya a dar, ya que los pestillos se aplican no solo a puertas de entrada, sino también a armarios, cajas fuertes, etc.
Además de los diversos materiales en los que se fabrican, también hay diferentes tipos de pestillos para puertas de aluminio según el tipo de abertura en donde se vayan a colocar.



Los pestillos para puertas de aluminio planos se usan principalmente en las puertas batientes de doble hoja, para bloquear alguna de las hojas. En estos casos, también se puede optar por los acodados en caso de que las puertas dobles cuelgan delante del marco.
Las puertas de aluminio batientes son sin dudas las más comunes. Según el tamaño de las aberturas, se puede elegir entre puertas batientes de una o dos hojas, que abran en un solo sentido u oscilantes.
Es importante considerar que con este tipo de puertas se perderá alrededor de 1 m2 de espacio por cada sentido de abertura. Otro tipo de pestillos para puertas de aluminio son los de muelle, que mantienen las puertas cerradas.
El muelle ejerce fuerza cuando se empuja la puerta desde afuera. Los magnéticos vienen en diferentes tamaños y con distintas fuerzas de retención. El imán va colocado sobre el marco, y la contraplaca se atornilla al lado interno de la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba