precio de puertas metálicas galvanizadas


El precio de puertas metálicas galvanizadas depende de diversos factores. Cuanto más se deba o quiera personalizar una puerta, mayor será su costo.
El menor precio de puertas metálicas galvanizadas será el de una puerta básica fabricada con dos planchas de acero o aluminio galvanizado, producida en serie y con medidas estandarizadas, sin demasiados detalles.
El metal galvanizado tiene como principal ventaja que casi no requiere de mantenimiento, ya que tiene una resistencia propia al envejecimiento y a la corrosión además de una muy baja adherencia a partículas y polvo, por lo que su limpieza es muy sencilla.
Además el proceso de galvanizado es muy económico, por lo que el precio de puertas metálicas galvanizadas es sumamente accesible.
En el caso de las casas particulares es muy importante el diseño de las puertas.
En el mercado hay una amplia gama modelos con una gran variedad opciones que se adaptan al presupuesto de cada persona.
El agregado de vidrios para permitir la entrada de luz a la habitación es una opción muy elegida. Hay diferentes tipos de vidrios, desde los templados hasta los blindados, pasando por los cristales de colores imitando antiguos vitrales.



Consejos útiles

Cuando se trata de recibidores con poca ventilación se pueden conseguir aberturas que permitan el flujo de aire a través de ellas, ya sea por el agregado de pequeñas ventanas en la misma puerta o con una ventana alargada en uno o ambos laterales de la puerta.
A las mismas también pueden agregarse enrejados en combinación con el tipo de puerta elegido. Todas estas opciones hacen que los que el precios de puertas metálicas galvanizadas sean altamente variables.
Según donde se coloque la puerta se puede elegir el modelo de abertura más conveniente.
Las más comunes y de menor costo son seguramente las puertas batiente, ya sean de una o dos hojas, según la luz de la puerta.
En este caso, debe de haber suficiente espacio como para no entorpecer su movimiento.
Si no hay suficiente lugar disponible, la opción más economizadora de espacio son las correderas.
Estos modelos permiten ocultar las hojas en un tabique que va colocado dentro de la pared, pero si no se desea incurrir en obras innecesarias, se pueden colocar las guías en el techo.
Pintando la puerta del mismo color que la pared se la puede integrar completamente a la habitación.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba