puertas blancas de madera


La madera como material ofrece una superficie muy noble para el pintado, y gracias a la porosidad característica de su superficie, y a su gran capacidad de absorción de la pintura, ofrece la oportunidad de disimular el error que podamos cometer al pintar sin ningún tipo de inconveniente, y dejando la superficie de su puertas blancas de madera en perfectas condiciones, sin que nadie lo note.
Por esta razón, pintar puertas de madera, es una tarea no tan complicada, y muy facilitada gracias al material.
El procedimiento previo a colocar sobre las futuras puertas blancas de madera, (futuras porque todavía no le fue colocada la capa pintura blanca) es necesario “limpiar” la superficie.
Con limpiar, nos referimos a preparar la superficie de nuestra puerta, para así liberarla de la posible suciedad, las impurezas que pueda llegar a tener, y para retirar todas aquellas imperfecciones que suelen adquirir las puertas de madera, a lo largo de los años y el paso del tiempo.
Para limpiar las futuras puertas blancas de madera se recomienda realizar la tarea con la ayuda de un trapo o franela levemente humedecida con agua de la canilla, de no tener un trapo destinado para este tipo de tarea, se aconseja hacerlo con alguna remera de algodón que este en desuso en nuestro ropero.



Paso a paso

Luego de la limpieza, podremos observar claramente cuáles son las imperfecciones de las futuras puertas blancas de madera, y con la ayuda de una lija, frotaremos toda la superficie de nuestra puerta, hasta lograr que esta quede totalmente lisa, libre de relieves, y podremos lograr eliminar los restos de pintura del anterior color (si lo tenía).
Esta tarea se recomienda hacerla al aire libre, si la puerta se puede desmontar de la pared, ya que el polvillo en un ambiente cerrado puede ser peligroso a nuestro organismo al momento re respirar.
Una vez terminado con el proceso de lijado, se recomienda nuevamente pasar el trapo o franela usado posteriormente para el limpiado, para realizar nuevamente un segundo limpiado de superficie, y así retirar todo el polvillo de la madera.
Para lograr que las puertas blancas de madera queden de un color bien blanco, es necesario darle una primer capa de pintura de base, esto significa que esta capa ayudara si el color de nuestra madera no es lo suficientemente claro como para que la pintura blanca lo tape.
Esta capa de pintura blanca de base, no es necesaria que se haga con todos los detalles, ya que luego será tapada por la segunda y tercer capa después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba