puertas de alambre automáticas

La gente suele creer que se requiere una puerta especial para que la misma pueda automatizarse. Esto no es cierto, ya que prácticamente todas las puertas pueden automatizarse, en el mercado se pueden encontrar inclusive diversos modelos de puertas de alambre automáticas.
Las empresas que se dedican a la automatización de puertas evalúan las puertas existentes y analizan cual será el modelo más conveniente para que la puerta pueda abrirse y cerrarse de la mejor manera.
El modelo más común de puertas de alambre automáticas es sin dudas el tipo batiente. Según sea necesario, puede optarse puertas de una o dos hojas, que abren en uno o dos sentidos.
La desventaja que presentan estos modelos es que se pierde aproximadamente 1 m2 de espacio en cada sentido que se mueve la hoja, en el caso de entradas peatonales, de otro modo la puerta no podrá abrirse y cerrarse.
Si se trata de una entrada vehicular, la hoja de la puerta puede llegar a medir hasta 10 m de ancho, por lo tanto el espacio necesario es de gran consideración. Otra opción muy común son las puertas de alambre automáticas correderas, las que resultan ideal cuando se trata de ahorra espacio.
Las puertas de alambre automáticas se usan en su mayor parte como entrada a espacios delimitados perimetralmente con un alambrado. Este tipo de cercos son ideales para promover una elegante visión de parques, paseos o patios.
Actualmente en el mercado se pueden conseguir diversos tipos de alambre, que se eligen en función del tipo de propiedad y las proyecciones del alambrado en línea. El tendido del alambre se traza en postes de madera o concreto, extendiéndose de un poste a otro logrando una partición estable del territorio.
Sobre el alambre se pueden dejar crecer enredaderas, ciertos tipos de rosas y otras tantas especies que se adaptan muy bien a estos tipos de cercos. La única precaución que se debe tomar es en el caso de las puertas de alambre automáticas correderas hay dejar espacio suficiente para que la puerta pueda deslizarse paralela al cercado y que las enredaderas no entorpezcan el movimiento sobre el riel.

Las puertas de alambre automáticas están construidas en bastidores en caño con tejidos de alambre romboidal. Puede agregarse una o varias líneas de alambres de púas en la parte superior, cabiendo la posibilidad de optar tanto por entradas peatonales como por entradas vehiculares.
Los tejidos de las puertas de alambre automáticas son galvanizados y pueden o no venir recubiertos en PVC.
La forma más típica de los tejidos para cercos perimetrales es la romboidal, sin embargo también existen los hexagonales, usados en gallineros, pajareros o para sujetar aislaciones hidrófugas y térmicas, y los cuadrangulares, empleado para el ganado porcino, animales salvajes y diversos tipos de hacienda indómita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba