puertas de calle estilo inglés


Las puertas de entrada a una casa tienen una particular importancia en la decoración de un hogar, ya que es la primera impresión que las personas se llevan del mismo.
El estilo inglés no ha dejado de evolucionar y ganar adeptos en materia de decoración en los últimos dos siglos manteniendo siempre las características tan particulares de ese estilo clásico, sobrio y elegante.
Las puertas de calle estilo inglés tienen que ser indefectiblemente de madera, y no de algún otro material, como por ejemplo, el hierro.
La característica emblemática de las puertas de calle estilo inglés es la madera con la cual están fabricadas.
Idealmente son de caoba, pero también es muy común ver puertas de calle estilo inglés de otras maderas preciosas europeas como las raíces de babona, erable, ébano, fresno y arce.
En cuanto al tipo de apertura, las más típicas son las puertas de calle estilo inglés batientes de una o dos hojas, dependiendo es básicamente del tamaño de la abertura.
Es importante contar con el espacio suficiente para no entorpecer el movimiento de la misma, ya que se podrían rayar o desgastar si su desplazamiento no es óptimo.



Accesorios y terminaciones

Las terminaciones pueden ser de las más diversas, con lustres en diferente acabados, ya sea mate, semi-mate o brillante.
Los accesorios, como los herrajes o mirillas, deben ser de color dorado. Las puertas de calle estilo inglés suelen también tener agregados como tapas de cristal biselado.
Vale recordar que se trata de un estilo que suele recargar las habitaciones al máximo. Por eso a veces puede ser complicado combinar tantos objetos sin perder el buen gusto y la elegancia.
No hay que olvidar que al estar en contacto con la calle, las puertas de calle estilo inglés deben cumplir también con la función de proteger la casa contra intrusos.
Hay diferentes tipos de puertas que se adaptan a los diferentes niveles de seguridad que se requieran.
Las puertas de seguridad están construidas con madera maciza y cerraduras especiales que no permiten que sean abiertas con ganzúas. Para un nivel mayor de seguridad se puede optar por una puerta blindada.
Las mismas contienen una o más planchas de acero en su interior, reforzando la madera exterior, y una cerradura con varios puntos de cierre y bisagras antipalancas.
Las puertas acorazadas son puertas de seguridad avanzada, que además de las placas de acero en su interior, también tienen estructuras metálicas en sus marcos, y las cerraduras con aún más puntos de cierre y bisagras antipalanca.
Todas ellas se adaptan perfectamente al estilo inglés, ya que son revestidas en madera y pueden llevar terminaciones personalizadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba