puertas de calle lisas


La elección entre los diversos modelos de puertas de calle lisas puede ser una tarea muy complicada en función de la gran variedad que se oferta en el mercado actual.
En la actualidad hay una gran diversidad de materiales, tipos de apertura y diseño que se adaptan a todos los presupuestos.
En primer lugar se debe optar por un tipo de apertura.
Una de las muchas opciones son las puertas de calle lisas correderas, que no solamente ofrecen un mayor confort sino también funcionalidad, y son ideales en caso de ambientes reducidos en tamaño.
Se puede ver una diversa gama de modelos de puertas de calle lisas correderas de aluminio, madera o vidrio, que pueden adaptarse tanto para conectar la casa con exteriores como con interiores.
Los diferentes tipos incluyen modelos con materiales macizos, huecos o inclusive hasta blindados, todo en función de la necesidad del comprador.
La desventaja que pueden presentar estos tipos de puertas es que el riel sobre la cual mueve se estropee, en este caso deberá que reemplazarse, lo cual puede generar obras de refracción.
Otra opción son las puertas de calle lisas batientes, tanto de una como de dos hojas.
Con este tipo de puertas se necesita aproximadamente 1 m2 de espacio por cada sentido de abertura para que la hoja pueda abrirse y cerrarse sin problemas.



Diseños para elegir

Cabe la posibilidad de agregarle vidrios a las puertas de calle lisas. De esta forma se permite el paso de luz, mejorando la iluminación de la habitación.
En el caso de contar con ambientes muy oscuras, además de los cristales se pueden incorporar paneles de vidrio alargados que se colocan a un costado de la puerta.
Esta ventana también puede ayudar en la ventilación del ambiente. Las puertas de calle lisas incorporan también sistemas de aislaciones térmicas y acústicas.
Estas protecciones se consiguen mediante un relleno de poliuretano.
Este material está formado por componentes altamente resistentes al paso del tiempo, razón por las cual las cualidades aislantes de la puerta permanecen intactas aún después de varios años de uso.
Con respecto a los materiales, uno de los más elegidos es la madera. Las puertas de calle lisas son simples, limpias, otorgan solidez y elegancia, generando un ambiente cálido y acogedor.
Las puertas pueden fabricarse en maderas macizas, una única pieza de muy alta calidad y precio.
Las maderas más típicas para la fabricación de puertas de calle lisas son el algarrobo, castaña, teca o cedro, de tonalidad marrón claro, similares al roble, pero no tan duras.
Son sencillas para su trabajo, lo que permite imprimirles muy buenas terminaciones. En la actualidad existe también una opción más económica: la madera aglomerada.
Es fabricada a partir de virutas de madera y pegamentos, enchapadas en melanina para conseguir un mejor efecto en la terminación.
Es necesario tener presente que puertas de calle lisas de madera se requerirá de cierto mantenimiento, que si se realiza periódicamente es muy sencillo y prolonga notoriamente la vida útil de la puerta.
Esto se debe a que la puerta va a ser golpeada y rozada, en mayor o menor medida, sufrir los cambios del clima, todos estos daños pueden amortizarse con la aplicación de aceites y barnices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba