puertas de herrería


Las puertas de herrería son ideales para todos. Su función principal es la de brindar seguridad, pero al estar en la fachada de los edificios se transforma también en un elemento muy importante de decoración.
Hoy en día hay una gama tan amplia de puertas de herrería, que las mismas se pueden adaptar tanto a casas particulares como a empresas o a edificios correspondientes a organismos públicos.
Las puertas de herrería son piezas artísticas de hierro forjado, son muy decorativas y se adaptan a cualquier estilo.
Una de las razones más importantes que hacen que una puerta de herrería sea la solución ideal es que las mismas no sólo son construidas a medida, sino que son diseñadas exclusivamente para cada cliente.
Adaptándose tanto a las necesidades de espacio, como también al presupuesto de cada uno.
Las herrerías no cuentan con modelos estandarizados de puertas, sino con bases sobre las cuales el cliente diseña su propia puerta con la ayuda de los expertos en la materia.
El resultado es una puerta de herrería única en el mercado con un alto nivel de calidad funcional.



A tener en cuenta

A la hora de comprar una puerta es importante pedir presupuestos y hacer una comparación de los precios y de la calidad ofrecida por cada fabricante, ya que una puerta de herrería es una inversión de cierta importancia.
Las empresas ofrecen, como parte de su servicio, asesoramiento a sus potenciales clientes.
Un profesional es enviado al lugar donde se colocará la puerta de herrería, toma las medidas pertinentes, analiza y detalla las opciones y entrega un presupuesto estimativo, sin compromiso de compra.
En las herrerías se exhiben muestras de los productos fabricados.
Si bien la gente en general efectúa modificaciones en los diseños de las puertas de herrería base, es importante observar las terminaciones y los acabados de cada fabricante.
Las puertas de herrería son fabricadas con hierro macizo, con técnicas de torneado para asegurar un acabado liso.
Para evitar que la puerta se oxide, las mismas son sometidas a procesos de galvanizado, lo que se traduce en una mayor duración.
Los colores más elegidos suelen ser negro o gris oscuro, pero las posibilidades de color son infinitas.
ya que las paletas de colores disponibles cuentan con varios tonos patinados o jaspeados y más de 50 colores uniformes puros, a lo que deben sumarse todas las opciones de terminados.
Las terminaciones pueden ser tanto mates como metalizadas, acabados lisos o texturizados. También se puede jugar con el agregado de detalles en otros colores, como dorado o color plata.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba