puertas metálicas automáticas


Las puertas metálicas automáticas son una de las partes que más llaman la atención en la fachada de un edificio, por lo tanto, la gente no busca sólo una puerta que les brinde seguridad sino también una puerta de diseño con estilo y elegancia.
Las puertas metálicas automáticas se usan en general como portones tanto en casas particulares como en edificios o industrias.
La instalación de las puertas metálicas automáticas las realiza el fabricante, quien incluye los costos de la instalación en el precio de final de venta.
Hay empresas que a su vez incluyen una visita anual para controlar el correcto funcionamiento de los equipos instalados y efectuar tareas de mantenimiento necesarias.
Los diferentes tipos de puertas metálicas automáticas abarcan modelos de puertas automáticas enrollables, corredizas en curva, ascendentes y plegadizas entre otros.
Los materiales disponibles para la construcción de puertas metálicas automáticas son de lo más diversos, desde los típicos portones hechos en hierro forjado o acero hasta los de aluminio.
Este último material es el más empleado en las industrias, principalmente debido al tamaño de las aberturas de las fábricas y galpones.
La característica principal del aluminio es su bajo peso, pero también tiene otras propiedades altamente deseables en la construcción como su bajo costo, su fácil limpieza (sus superficies lisas y pulidas no dificultan la adherencia de polvo y otros químicos) y su bajo mantenimiento, ya que es el aluminio es antioxidante, o sea, de difícil corrosión aun en ambientes extremadamente húmedos.



Tipos y características

Es muy raro encontrar una puerta batiente automatizada, ya que insume demasiado espacio.
Cuando se trata de una puerta metálica automática ascendente de acero, éstas en general son ahuecadas, rellenas con un material ultraliviano, como por ejemplo una de poliuretano de alta densidad.
Las puertas metálicas automáticas enrollables tienen un sistema de funcionamiento similar al de las ventanas.
En general, suelen ser cerradas, o sea no permiten ver hacia el interior del garaje, aunque se le pueden intercalar lamas microperforadas o troqueladas posibilitando así la ventilación del galpón.
Esto es de particular interés en el caso de puertas metálicas automáticas de depósitos industriales.
Existen diversos modelos de puertas metálicas automáticas que permiten el paso de luz, en caso de que el interior no cuente con un sistema de iluminación suficiente, por ejemplo a través de estructuras enrejadas o ventanas vidriadas.
Las puertas metálicas automáticas corredizas en curva permiten ahorrar espacio y se las puede ocultar detrás de una falsa pared.
Un ejemplo de puertas metálicas automáticas corredizas pueden ser portones de hierro forjado. Inclusive hay muchas personas que optan por la automatización de este tipo de portones, ya que les resulta demasiado pesado moverlos.
Es importante saber que la mayoría de las puertas manuales pueden ser transformadas en automáticas.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba