tipos de carriles para puertas correderas

Existen dos tipos de carriles para puertas correderas, uno de los tipos se los llama interno, es interno porque los rieles se encuentran ubicados justo debajo del marco superior (el que da al techo), y se introducen en la pared del hogar, logrando así que la puerta quede completamente introducida en la pared, y no la podamos ver cuándo se encuentra abierta.
Este sistema es muy bueno, pero para lograr su colocación, es indispensable de una obra de mayor grado, para logar la incrustación de la puerta en la pared.
Pero para los que no están de acuerdo con hacer este tipo de obra, esta la segunda opción, que es muchísimo más simple, ya que los rieles se ubican en la parte exterior del marco, sobre la pared, y no se introducen en la misma, sino que quedan sobre la parte exterior de la pared.
Este sistema es mucho más simple, y el más implementado por la mayoría de las personas a la hora de hacer su elección de rieles para puertas correderas.

Para todos los espacios

Como dijimos anteriormente, los carriles para puertas correderas son en su mayoría fabricados de metal, pero la puerta correderas que será colocada para deslizarse sobre esos raíles, puede ser fabricada de muchos tipos de materiales de diferentes tipos.
Cuando se trata de un hogar con escases de ventanas e iluminación, siempre se hace la recomendación de que la puerta corredera sea de vidrio transparente u opaco, y que los carriles para puertas correderas sean de metal.
También pueden hacer la puerta de acero inoxidable, o aluminio, ya que la combinación de los carriles para puertas correderas de metal, y estos materiales nombrados para la realización de la puerta, combina perfectamente, y nos dan un gran estilo a nuestra decoración de nuestro hogar.
Cuando la decoración de nuestra vivienda es más tradicional, y no es un estilo tan moderno, ahí si es cuando se prefiere la colocación de la puerta de madera y los rieles para puertas correderas también de madera, para que el desliz de la puerta sea el acertado se le hace un tratamiento previo a los rieles de madera, que será un buen lijado y un barniz especial.
Pero cuando la elección del material es madera, hay que tener en cuenta que no se coloque la puerta en un habiente que sea propicio a la humedad, ya que no debemos olvidar que la madera cambia de tamaño con los cambios de humedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba