tipos de puertas automatizadas

Los tipos de puertas automatizadas no solamente tienen distintos tipos de abertura sino que también son de diferentes materiales.
Es importante entonces, además de la consideración del espacio, observar el material y sus características.
Si lo que se desea es mantener una puerta ya existente, debe analizarse, por ejemplo, el peso de la misma.
Si se trata de una puerta de acero o metal, es conveniente optar por una puerta que apoye su peso en el suelo, como una corrediza o abatible, ya que una ascendente va a requerir más potencia para levantar ese peso.
En cambio, si se desea comprar una puerta nueva, lo más recomendable es observar el aspecto general de la casa y encontrar el material que más acorde con la decoración.
Hay tipos de puertas automatizadas en diversos tipos de madera, como por ejemplo roble y algarrobo son opciones que aportan un toque de calidez a la fachada de la casa.
Otros tipos de puertas automatizadas que además de la estética también priorizan la seguridad. Hay líneas de puertas de madera blindadas, con una coraza interior de acero.
Otros modelos de puertas automáticas directamente fabricadas en acero o hierro forjado. Estos modelos se adaptan sobre todo como portones automáticos corredizos.

Mecanismos de abertura

Los tipos de puertas automatizadas también abarcan un sinfín de opciones con respecto a los mecanismos de abertura.
Los mismos dependen por supuesto del tipo de puerta elegida, dentro de cada tipo se pueden conseguir con baterías adicionales en caso de corte del suministro eléctrico, motores con o sin protección térmica contra sobrecalentamiento (evita fallas por cortocircuitos), con protecciones contra intrusos, como mecanismos con bloqueo hidráulico en diferentes niveles, frenos magnéticos con función de bloqueo, entre otros.
Para el correcto mantenimiento de los tipos de puertas automatizadas elegidas es de vital importancia el mantenimiento preventivo del equipo, esto es un mantenimiento que se anticipe a cualquier posible falla.
De esta forma no solamente se evita problemas operativos, como por ejemplo, no poder salir o entrar de la casa porque la puerta no funciona, sino que también se puede ahorrar mucho dinero en una reparación fácilmente evitable.
En general, las empresas fabricantes ofrecen también este servicio post venta, que con un muy bajo costo adicional, se encarga de la revisión y mantenimiento periódico del modelo de puerta automática, de forma tal que el comprador no tenga que preocuparse por ese tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba