tipos de puertas correderas exteriores


Una opción totalmente válida para colocar en nuestro hogar son los diferentes tipos de puertas correderas exteriores. Los portones rústicos de madera, por ejemplo, se adaptan fantásticamente con el verde de los jardines.
Una desventaja que presenta este material es que requieren de un constante mantenimiento, ya que la madera es un material orgánico que sufre mucho la radiación solar, la humedad de la lluvia, etc. que conlleva a grietas, cambios de color, resecamiento y otros daños.
Es importante cuidar que la madera escurra bien todo el agua, sino se pudre.
Entre los principales cuidados que se le deben dar se encuentran el lijado superficial, la aplicación de aceites para devolverle la humedad y evitar que se reseque, la aplicación de barnices y lacas protectoras contra la radiación y la humedad.
Los tipos de puertas correderas exteriores de madera son generalmente hechas en madera maciza de roble, algarrobo o cedro. Vienen en una variedad de terminaciones con diversas pátinas para darle un toque más antiguo o clásico, según se prefiera, con apliques en, por ejemplo, hierro forjado o aluminio.
Para conectar la casa con el jardín, por ejemplo un living o comedor con el parque, una posibilidad puede ser alguno de los muchos tipos de puertas correderas exteriores de vidrio.
En este caso, es muy común el sistema de múltiples hojas paralelas entre sí que al abrirse se superponen.
Este material es la mejor solución para mejorar los problemas de iluminación en un ambiente. Además genera un efecto óptico que agranda la habitación, ya que integra el exterior del hogar con el interior. Se puede optar entre puertas con vidrios reticulados o con un vidrio grande.
En este último caso, es importarte que se trate de un vidrio templado. Este procedimiento consiste en calentar el cristal hasta que se ablande para luego enfriarlo muy rápidamente, de modo tal que su superficie endurezca antes que el interior.
De esta forma de generan distintos esfuerzos en el material, lo que hace al cristal más resistente ante impactos, la da mayor tolerancia ante cambios de temperaturas y al romperse, lo hace en pequeños fragmentos.



La seguridad de estas puertas

Los distintos tipos de puertas correderas exteriores también deben resguardar la propiedad contra intrusos.
Hay una amplia variedad de puertas blindadas o acorazadas según el nivel de seguridad requerido o el presupuesto con el que se cuente.
Las mismas llevan placas de acero en su interior y vienen revestidas en los más diversos materiales, como hierro, aluminio, madera, según el aspecto que se les quiera dar.
Se pueden optar también por distintos tipos de cerraduras con al menos 3 puntos de anclaje y varios puntos antipalanca, con llaves computarizadas imposibles de copiar.
También son muy comunes las puertas correderas exteriores automatizadas.
Esta opción es típica en el caso de portones de hierro forjado o las puertas correderas exteriores con sensores de movimiento en, por ejemplo, los supermercados.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba