mantenimiento de persianas de pvc


Las persianas se usan no solo para evitar que la luz pase al interior de los ambientes del hogar, sino también para protegerlos del calor, frio, granizo, etc. Y según sea su material las cortinas pueden usarse como sistema de seguridad. Existen muchos tipos de persianas, con distintos modelos, tamaños, diseños y materiales, pero las más comunes son las de madera, de metal y de PVC. Estas últimas son más económicas que el resto y por ello el mantenimiento de persianas de PVC debe ser cada cierto tiempo. Muchas veces nos pasa que pasado el tiempo estas pueden cambiar el color, agrietarse, trabarse cuando las subimos o bajamos, etc. Para evitar estos problemas tan comunes tenemos que hacer el mantenimiento de persianas de PVC, y de esta manera las disfrutaremos por muchos años. El mantenimiento más común para estas persianas se hace limpiándolas cada cierto tiempo, o cada vez que se ensucian con polvillo. Lo hacemos con un paño húmedo con agua y jabón, y lo pasamos tanto por fuera como por dentro para dejarla limpia. Si no logramos sacar la suciedad con el paño húmedo podemos usar un cepillo para quitarla del todo. Necesitaremos pasarle luego un trapo seco para no dejarla húmeda, ya que esa humedad puede convertirse en hongos.



El mantenimiento de persianas de PVC de la cocina es diferente al de otros ambientes, ya que al estar en contacto con alimentos y cocciones es muy común que tengan grasitud en ellas. Para eliminar esta grasa de estas persianas debemos usar un cepillo de cerdas suaves y agua con un poco de detergente. Esta limpieza la haremos una vez por semana, y si vemos que estas persianas van oscureciéndose es seguro que sean hongos, por lo que debemos limpiarlas con agua y lavandina para eliminarlos. Una vez que se seque le pasaremos un paño con agua solamente para eliminar los restos de lavandina. Otro tipo de mantenimiento de persianas de PVC es cuando se atascan las correas o el sistema plegable de estas. Existen dos maneras de solucionar este problema, haciéndolo con nuestras manos o contratando a un profesional. Generalmente se aconseja que esta tarea la haga un técnico ya que una persona sin experiencia podría perjudicar aun más este problema. Pero si sabes darte maña o lo has hecho antes puedes hacerlo tú mismo y así te ahorraras algo de dinero. Otra manera de hacer el mantenimiento de persianas de PVC es pintándolas cada tres o cuatro años. Esto hará que no solo se verá como nuevas sino también las protegerá de las inclemencias del tiempo.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *