tipos de copas

Así como existe una gran variedad de bebidas, existe a la vez una amplia gama de copas que se utilizan para determinar el tipo de bebidas a tomar.
Por ejemplo se encuentran las copas para vino rojo, para vino blanco, para champaña, para coñac, cerveza, agua, jerez, cocteles etc.
El tipo de copas para el agua son grandes y su forma depende del fabricante o diseñador, las copas de champaña, se presentan en dos formatos, uno es de boca muy ancha y cavidad corta.
Y el otro es angosto y alargado y los pies son altos en ambos modelos, las copas para jerez son levemente aflautadas con pie corto y tamaño medio, además se utilizan para degustar todo tipo de vinos dulces.
Otros tipos de copas son la de vermouth, es una copa corta y de boca ancha que se afina a medida que va llegando al pie se usa también para beber ciertos cocteles.
Las copas para licor son pequeñas con poca capacidad, y de pie corto existen en una gran variedad de diseños y sus medidas varían pero manteniendo el tamaño acorde a su finalidad.
En la actualidad no existe tanta formalidad en cuanto al uso de los tipos de copas, debido a que hay una gran cantidad de piezas con diversas formas diseños tamaños medidas y colores.

Otros modelos

Las copas clásicas son las que nunca pasan de moda y combinan con todo tipo de vajilla.
Los demás modelos, diseños y coloridos de los tipos de copas deben combinar con los accesorios de la mesa cuidando al detalle la elegancia y el buen gusto.
Las copas no se deben llenar hasta el borde, por un detalle de delicadeza, algunas copas se sostienen por el tallo como por ejemplo las de bebidas frías, y otras por el cuerpo de la misma, como son las de coñac.
Los tipos de copas por su estructura y por su forma son muy importantes en el momento de disfrutar una bebida. Una copa de calidad se caracteriza por ser de fino cristal, en donde se puede observar claramente el color del vino.
Para los vinos rojos españoles, hay tipos de copas altas con la boca levemente cerrada lo que permite conservar el aroma manteniendo la concentración del vino liberándolo de que se airee.
Para los vinos con sabores afrutados, y para el vino rosado, se usan copas medianas que no sean muy alargadas para mantener el aroma y disfrutarlo mientras se lo bebe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba