azulejos andaluces

Los azulejos andaluces son los que rememoran los patios y los zaguanes de Andalucía, es decir que estas piezas pertenecen a aquella cultura milenaria realizada por artesanos y alfareros que fabricaban estos azulejos considerados obras de arte, y usados como ornamento en las edificaciones que se hacían en ese lugar de España. En la capital de Andalucía, Sevilla, se fabricaban azulejos llamados sevillanos que en cierta manera son los mismos que los llamados andaluces. Los antiguos y auténticos azulejos andaluces, permanecen todavía protegidos en las paredes, de los patios, en las fuentes, escaleras y muros de aquellas bellas ciudades.

Estos azulejos estaban artesanalmente fabricados en diferentes tamaños, medidas y colores, y cuyas piezas coincidían entre sí al momento de ser colocadas, para formar entre ellas un todo único en donde no se notaban juntas ni ensambles. En la antigüedad estas piezas eran hechas y talladas a mano, pero con el correr del tiempo, hasta el actual, la fabricación de los azulejos andaluces se industrializo, y se comenzó a realizar en series.

azulejos andaluces
Los azulejos andaluces son muy decorativos

Para hacer estos azulejos se empleaban una serie de técnicas de lo más creativas, producto de un pensamiento ligado a una cultura muy refinada. Los azulejos más antiguos encontrados en Sevilla alrededor del siglo XII o XIII se llamaban Alicatados, eran hechos totalmente a mano por los alfareros, éstos se usaban para cubrir paredes, pisos, escaleras, muros, y demás mamposterías, incluyendo monumentos de la época. Las piezas guardaban diferentes formas geométricas que eran cortadas por estos artistas, y aun en la actualidad todavía hay restos de esmaltes vidriados originales.

También está la técnica de cuenco arista que reemplazaba al alicatado y fue una de las mejores técnicas en cuanto a los colores y a la separación de los mismos, increíblemente esta técnica se utiliza en la actualidad, por los artesanos andaluces, que los fabrican como piezas únicas y en producción limitada. La cuerda seca, técnica que funcionó con el fin de abaratar los costos de los azulejos, constaba de estampar los dibujos sobre losetas de arcilla, mantenía separados los colores para que éstos no se mezclen antes de iniciar el proceso de cocción. La cuerda seca era un material grasoso que delimitaba las pinturas acuosas. En la actualidad  los azulejos andaluces son muy preciados por quienes gustan de ese estilo cultural, estas piezas se pueden adquirir en las tiendas online que se ofrecen por internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba