convertir fotos en 3D


La tecnología 3D, está en boga, y el cine, es un poco el responsable que este fenómeno se esté dando en todo el mundo, la venta de televisores, está superando al mercado, que de no ser por los altos precios que se comercializan todos querríamos tener uno de ellos, pero en las fotos sucede algo muy importante porque en Internet, hay sitios en los que se pueden bajar programas totalmente gratuitos para convertir fotos en 3D. Se trata en la mayoría de los casos de programas muy sencillos de trabajar, pero tendremos que tener en cuenta que siguiendo en forma correspondiente las instrucciones lo podremos lograr. Desde luego que convertir fotos en 3D, no es una tarea fácil, pero como los tutoriales nos ayudan lo podremos hacer en pocos minutos. También, existen programas que se los pueden comprar y están disponibles en el mercado, y de una manera más fácil podremos tener todas esas fotos que atesoramos en nuestra casa de algunas vacaciones con la familia, con amigos o con la pareja en 2D para convertir fotos en 3D.



En la Web, hay programas de mucho renombre que están circulando con muchísimo éxito y no son solamente usados por los artistas del 3D o los diseñadores, sino por la gente que le agrada el tema y no saben absolutamente nada, lo que sucede es que están tan bien preparados que se manejan con mucha facilidad y no requieren conocimientos de diseño previo.  Es el sueño de todos poder convertir fotos en 3D, y los que saben del tema dicen que los programas disponibles son asombrosos; es importante destacar que también podremos en el mismo sitio editar nuestras fotos, con las herramientas que trae. Puede que haga bastante tiempo que tomamos esas fotografías, convencionales en los que nos encontramos más jóvenes, y al poder convertirlas en tres dimensiones, recordaremos el espacio en el que fueron tomadas, es decir que dicho en otras palabras, es como estar en el mismo lugar de hace tiempo atrás. Y eso es absolutamente maravilloso. Para poder lograr esta magia, los programas utilizan algoritmos matemáticos, que reconocen patrones en las imágenes cargadas y crea puntos que, a su vez, sirven para construir un modelo en 3D. Así de esta forma, con solamente diez o doce imágenes es posible nadar en aquella laguna que solíamos hacer de jóvenes y que capturamos con nuestra cámara, como si volviésemos a estar presentes.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba