qué es la calefacción radiante


La elección de un sistema radiante es siempre lo mejor bajo todo punto de vista. Cuenta con innumerables ventajas como el ahorro de energía por la reducción de los costos de operación, debido a las temperaturas bajo flujo. Puede ser utilizado para la calefacción en invierno y para la refrigeración en verano. Las temperaturas se distribuyen uniformemente dentro de las instalaciones. Y además hay una mayor libertad estética, ya que no hay radiadores a la vista. Si usted quiere saber qué es la calefacción radiante, lo primero que deberá saber es que se basa en un sistema de tuberías ubicadas debajo del piso que calefaccionan el hogar de manera pareja, gradual y automática. Hoy en día, el diseño y la instalación deben seguir ciertos requisitos impuestos por la ley, donde se establece que la temperatura del suelo no debe exceder los 29 °C (en el baño se fija en 33 °C). Estas temperaturas son perfectamente compatibles con las del cuerpo humano, evitando así cualquier tipo de problema circulatorio. La posibilidad de instalar un sistema de calefacción por suelo radiante en un edificio industrial o en edificios con techos alto es posible. Digamos que la instalación de un sistema de calefacción por suelo radiante es la solución ideal para la calefacción y la refrigeración de habitaciones con techos muy altos.



El calor se emite por irradiación a una altura de aproximadamente 2 metros (altura de la cabeza), asegurando así un bienestar óptimo. En los sistemas tradicionales de radiadores de calefacción, la distribución del calor por convección eleva el calor hacia arriba y crean así una pérdida innecesaria de energía. Algunos le dirán que el sistema de la calefacción por suelo radiante produce irritación de las vías respiratorias, lo cual no es cierto ya que a diferencia de los sistemas de radiador, las temperaturas de la superficie del suelo son tan bajas que no deberían alterar el nivel de humedad del aire. Este sistema además puede ser utilizado para el enfriamiento radiante en verano. Un sistema de refrigeración radiante permite reducir la temperatura a aproximadamente 25 °C. Si se pregunta cuánto puede ahorrar en comparación con los sistemas tradicionales al instalar un sistema de calefacción por suelo radiante, lo podemos confirmar que es posible reducir el consumo de gas combustible de 20 al 25% en comparación con los sistemas de calefacción convencionales a alta temperatura. Este ahorro se logra por varios factores, tales como el fluido de baja temperatura, la distribución homogénea de la temperatura y la superficie de calentamiento.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba