filtros para piscinas

Cuando tenemos una piscina se hace imprescindible, el uso de los filtros para piscinas, que se utilizan para mantener saludables el agua que en ellas hay.
Además debemos contar con un sistema o tratamiento de productos químicos, para que se pueda completar todo el conjunto de cuidados.
El cloro es uno de los productos químicos para mantenerla en buen estado, con los filtros para piscinas, el trabajo no se termina, eso es solo una parte del trabajo.
Deberemos tener en cuenta el agregado de los productos químicos que pasan a llamarse el mantenimiento químico del agua, los desinfectantes, los alguicidas para mantener el agua en perfectas condiciones y lejos de las bacterias.
Los alguicidas son unos productos que se colocan en las piscinas para que las colonias de algas o de plancton no invadan la pileta, dándole ese color tan característico.
Una buena medición de PH, y de la cantidad de cloro vertida en el interior de la piscina, es otra de las cosas que tenemos que hacer para que el agua esté impecable.
El objetivo de los filtros para piscinas, es el de retener las partículas que se encuentran en suspensión, en el agua de la piscina al que fueron instalados.
Para un buen funcionamiento, los filtros para piscinas deberán instalarse lo más cerca posible de ella, y preferentemente a medio metro debajo del nivel del agua de la superficie de la piscina.

El funcionamiento de los filtros, consiste en el paso del agua a través de un material poroso, que retiene las partículas en suspensión, y las materias disueltas, las dimensiones de los poros del filtro determinan la calidad de la filtración.
Para que el agua esté limpia, la filtración debe ser competente, independientemente de cuál sea el tipo de filtro instalado, debe retener las partículas de un tamaño grande.
El hecho de mantener nuestra piscina a diario, al final nos dará menos trabajo que si la dejamos abandonada.
Ya que si sucede esto en muchas ocasiones no se la puede remontar, y corremos el riesgo de perder toda la carga de agua de la pileta.
Por eso el cuidado de las piscinas familiares no debe caer en el abandono nunca, ya que la mayoría de las enfermedades, e infecciones nos las podemos contagiar en las piscinas en mal estado.
Por eso siempre decimos que tener una piscina es una responsabilidad, ya que de nosotros depende de cómo se encuentre el agua de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba