mantas térmicas para piscinas

Una forma económica de mantener el agua de nuestra piscina es la colocación de las mantas térmicas para piscinas.
Son elementos que no todos lo necesitan, pero cuando lo creemos necesario, son de excelente ayuda.
Cuando se tiene una piscina son muchas las cosas que tenemos que tener, una de ellas es todo lo relacionado con la limpieza y la mantención de las piscinas.
Las paletas quitan hojas e insectos, los productos de limpieza como el cloro que es fundamental, como así también los alguicidas.
Y el Kit. De medición de PH, para que nuestra piscina no solamente luzca saludable sino que además no nos enferme ni a nosotros ni a los nuestros.
Debemos tener un lugar para guardar las cosas que son de la piscina, para evitar que se pierdan.
Uno de los accesorios que tenemos que saber que son muy necesarios son las mantas térmicas para piscinas, que son para permitir el calentamiento de las aguas de nuestra piscina.

Si hablamos de seguridad dentro y fuera del natatorio diremos que las mantas térmicas para piscinas, no ofrecen ningún tipo de seguridad, ya que su función no es esa.
Para ello deberemos tener las vallas que se colocan en el perímetro de la piscina.
Que pueden ser de varios materiales, como madera, policarbonato, tejido de alambre de simple torsión o de hierro, de PVC, etcétera.
Las mantas térmicas para piscinas, están formadas por láminas de polietileno virgen con agregados que sirven para contrarrestar los rayos ultravioletas.
La parte de abajo, es decir la que apoya en el agua del estanque es lisa.
Y la parte superior es la que posee, forma de pequeñas burbujas de aire que, dentro de ellas se encuentra precisamente aire que le da alto poder aislante.
Como es muy resistente, y su poco peso, las transforman en un accesorio muy requerido.
Ya que su estructura es flexible, aislante, compacta, y por sobre todas las cosas muy liviana, esa baja densidad le permite el flotado en el agua del estanque.
Las mantas térmicas para piscinas, sirven para cubrir la piscina de los agentes como el polvo, polen, hojas, insectos, tierra, que vuelan a causa de los vientos y degradan la piscina.
Otra de las funciones es la de preservar la temperatura del agua aún después de retirar la manta.
Lo que nos permite bañarnos en la piscina no solamente los días en que las temperaturas son elevadas sino extender la época del baño, o los días nublados en los que el agua presenta la temperatura más baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba