tipos de lonas para piletas

Antes de ni siquiera adquirir los diferentes tipos de lonas para piletas debemos tomar ciertos recaudos.
Para que podamos comprar el producto, debemos medir la piscina cuidadosamente.
O en el caso que queramos que lo hagan las empresas que se encargan de la comercialización, pediremos una persona que se acerque al domicilio.
Y que haga las mediciones correspondientes, con una cinta métrica y con algún ayudante.
Si es necesario, estos deben de repasar las mediciones varias veces para evitar errores de medición.
Además nos pueden dejar el catálogo de los tipos de lonas para piletas para elegir el color, que generalmente será verde o azul celeste, imitando el color de la piscina.
Luego las confeccionan tal cual las medidas que tomaron y estarán listas para colocar en dos o tres días.
Si queremos saber los precios, se calculan según el perímetro de la piscina a la que se le va a hacer el trabajo.
Y se cobra por cada metro cuadrado.

Una de las características esenciales que tienen los tipos de lonas para piletas, es que impiden el paso de los rayos ultra violetas.
Que favorecen en gran medida la formación de algas tan desagradables que le dan al agua de la pileta ese color verdoso tan particular, y que las paredes y el fondo se encuentras resbalosos.
Si además contamos con un sistema de calefacción de piscinas, es probable que el agua se mantenga mucho más tiempo tibia, con lo cual estaremos ahorrando en energía eléctrica.
Y de ésta manera prolongar por un tiempo más la temporada de baño del verano.
Aclaramos que los tipos de lonas para piletas solas no impiden que el agua se enfríe, es solamente unos grados más arriba.
Para el caso que necesitemos entibiar el agua de la piscina para ejercitar o practicar nado durante el otoño o la primavera, se deberá contar con un buen sistema de climatización para piscinas.
Los tipos de lonas para piletas, deben de contar con una buena terminación de cocido a máquinas desde la fábrica, para evitar que con el tiempo se deshilachen.
El pespunte que se les practica hace que sean más fuertes sobre todo en las ataduras y las argollas.
Que se utilizan son de aluminio anodizado, para evitar el óxido proveniente del uso en la intemperie, además si estas se oxidan, éste pasa a la tela terminando rompiéndola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba