como mantener el pasto bien verde y tupido naturalmente

Para tener un suelo con el pasto en condiciones saludables es necesario un mantenimiento frecuente. Para ello se lo debe cortar con la cortadora de césped y mantenerlo a una altura razonable, que el jardinero o la persona encargada de esta tarea sabe cómo hacerlo, ya que no hay una altura predeterminada, este trabajo se puede realizar una vez a la semana, si así se lo considera. Para mantener el pasto bien verde y tupido naturalmente, su cuidado varía según la especie. Pero vale aclarar que cortarlo regularmente lo mantiene tupido y libre de malezas. Pero si alguna crece, ésta se retira con la mano.

En la temporada de invierno la altura del pasto debe tener 1 cm, y en las zonas de sombra se aumenta en un 30% más, su altura. Cuando el pasto está demasiado tupido, el agua y el aire no circulan como deben, de esta manera la calidad desmejora y las enfermedades se desarrollan. Usando cortadoras con cuchillas verticales, esto se soluciona ya que el pasto al abrirse se regenera permitiendo nuevos brotes. El riego, para mantener el pasto bien verde y tupido naturalmente es fundamental; el riego inicial se debe efectuar en forma lenta pero profunda, al principio, la humedad se mantiene con riegos diarios, es importante verificar si éste está bien enraizado, si es así, se siguen con riegos normales.

Los riegos profundos permiten que se desarrollen las raíces y de esta manera aumenta la resistencia del pasto, en cambio el riego superficial aunque frecuente, lo debilita. El tipo de riego debe coincidir con la época del año, y nunca excederse con la cantidad de agua. Entre cada riego el suelo debe secarse.  Un pasto bien verde y tupido evita que se formen malezas, no permite que penetren contaminantes que están suspendidos en el aire, y es una barrera para muchas otras cosas ayudando a mantener la salud en el jardín, naturalmente. Fertilizar el pasto aumenta su verdor manteniendo una alfombra tupida y sana.

Los fertilizantes comunes contienen 3 elementos. El Nitrógeno aumenta el verdor y estimula el crecimiento, el Potasio aumenta la resistencia del pasto y el Fosforo favorece a las raíces. Los fertilizantes deben ser los recomendados para mantener el pasto bien verde y tupido naturalmente, y aplicado en su justa medida. La frecuencia de fertilizaciones se calcula entre dos y cuatro por año y los nutrientes deben ser los adecuados para cada especie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba