sillones para terrazas


Los sillones son parte fundamental de cualquier tipo de ambientación, pero es cierto que podemos contar con dos clases de mobiliario bien diferenciadas, aquellos productos que se ubican en el interior y los que están destinados al exterior de la vivienda.
Los sillones para terrazas corresponden al segundo grupo y por ello poseen ciertas características que se vinculan con el exterior y los agentes climáticos.
No nos olvidemos, que un mueble en contacto constante con el exterior necesita de una resistencia mayor al desgaste y a la exposición a factores como el frío, las lluvias y el calor.
Existen muchos materiales cuando de sillones para terrazas se habla, desde el mimbre, la madera e incluso el plástico y el metal, casi todo sirve para el mobiliario de exterior, siempre y cuando se encuentre correctamente tratado.

El mimbre como material predilecto

Aunque es cierto que los sillones para terrazas puede hacerse casi, con cualquier cosa, el mimbre es el material por excelencia y el más elegido. Esto se debe a que el mimbre tiene la capacidad de adaptarse a diferentes ambientes, es por ello que lo vemos en los muebles de exterior como en juguetes, macetas y hasta en recipientes para guardar prendas de vestir.



sillones para terrazas
Los sillones para terrazas duran mucho tiempo

El mimbre es clásico y dentro de sus características decimos que es versátil, ligero y su precio no es tan alto, por ello se lo usa en gran medida no solo para sillones para terrazas, sino también para sillas, mesas y diversos recipientes que pueden encontrarse en la cocina como en el cuarto de baño.
Podemos combinar sillones para terrazas de mimbre con otros materiales: mesas de madera, banquetas de hierro, etc. Su único problema es que estamos hablando de un material rígido, y por lo tanto, debe incluir cojines para poder brindar una excelente comodidad.
El paso del tiempo puede llegar a presentar un problema, porque con el transcurso de los años tienden a deformarse y romperse; también debemos tener cuidado cuando los dejamos mucho tiempo a la intemperie ya que el frío, la lluvia y el sol pueden deteriorarlos.
Una buena opción es barnizar los sillones para terrazas hechos en mimbre, esta es una tarea sencilla, lo que recomendamos es aplicar el barniz con pincel o pistola, siempre que la superficie se encuentre limpia antes. Con el barniz lograremos que el sillón sea mucho más atractivo a la vista y resistente en cuando al desgaste y la erosión.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba