barandas de escaleras

Propiedades de las barandas de escaleras



Las barandas de escaleras son parte esencial de la estructura de las mismas ya que son aquellas que brindaran como apoyo de seguridad para evitar caídas y golpes.
Las barandas están constituidas por barrotes colocados consecutivamente a lo largo del recorrido de la escalera.
Y en su parte superior cuentan con un pasamano que sirve de agarre mientras la gente sube o baja.
Éstas suelen tener una altura de aproximadamente 80 centímetros.
Sus barrotes se encuentra ubicados a una distancia entre sí de más o menos 10 centímetro, siempre dependiendo del tipo de escalera que se posea.
En general, las barandas de escalera suelen estar fabricadas del mismo material que la escalera aunque muchas veces varían según la combinación que quiera darle su fabricante.
Por ejemplo, son muchas las escaleras de madera que poseen barandillas de hierro forjado.
Como también, en algunas escaleras de este mismo material, se utilizan barandas de escalera que pueden ser de madera o bien de fibra de vidrio.



En el caso de las barandas de escaleras en edificios, suelen ser de metal.
Mientras que las escaleras tienen una estructura casi en su totalidad se hormigón armado, aunque en muchos casos también están hechas de piedra de cemento.
Como dijimos anteriormente, dentro de la estructura de una escalera, las barandas son el elemento más importante en cuanto a la seguridad.
Pero no podemos ignorar el hecho de que también contribuyen en gran medida como elemento decorativo tanto para la escalera en si como para la habitación en la que se encuentra colocada.
Por ello es importante que una vez que se encuentre acabada la escalera, se le preste mucha atención a la decoración o acabado que tendrá la baranda.
Por supuesto, el mismo dependerá del tipo de material con el que estén hechas las barandas de escaleras, tanto los barrotes verticales como el pasamano.
Por ejemplo, las barandas de escaleras que se encuentran hechas de metal otorgan de una excelente estabilidad debido a que poseen una mayor resistencia y excelentes fijaciones.
Por más que nos aferremos fuertemente a ellas, estas no se mueven como suele suceder con aquellas barandas de escalera fabricadas en madera, en especial cuando éstas tienen muchos años de antigüedad.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *