cuidado de las escaleras de hierro

Las escaleras de hierro son únicamente fijas, ya que como es sabido, el hierro es uno de los metales más pesados que existe lo que dificultaría mucho la tarea de andar trasladando una escalera de un lugar a otro; además el hierro es un metal que a pesar de su resistencia a los golpes y las abolladuras, con el paso del tiempo tiende a oxidarse e incluso se le pueden llegar a formar pequeños orificios debido a la misma oxidación, por lo que hay que hacerle un mantenimiento periódico (una vez cada dos años por lo menos) para evitar que la escalera tome un aspecto viejo y sucio como suele ocurrir. Además en muchos casos, la pintura comienza a descascararse y esto le resta mucha belleza a las escaleras de hierro por eso siempre se recomienda realizarle una restauración de pintura cuando se note que sea necesario.

En estos casos podemos recomendarle que antes de comenzar con la restauración de la escalera, se debe consultar con algún profesional en la materia para no cometer ningún tipo de errores, además es muy importante que este metal sea tratado con los productos apropiados para el mismo ya que en puede resultar que en el caso que se utilice alguna pintura que contenga una sustancia que no resulta apropiada para el tratamiento del hierro, la escalera puede sufrir daños irreparables que lo llevaría a tener que construir toda la estructura de la escalera nuevamente. Por otra parte es importante que tengamos en cuenta que este tipo de escaleras requieren algunas medidas de seguridad, en especial si hay niños en el hogar. Son muy famosos los pequeños accidentes que los niños tienen con las escaleras, ya que suelen subir o bajar corriendo y muchas veces se caen, se tropiezan y se golpean, y una de las desventajas que tiene una escalera de hierro con respecto a esto es precisamente que la dureza y rigidez que posee este metal, produce golpes que pueden ser graves y hasta fatales. Por eso en estos casos en particular es necesario tomar medidas de seguridad estrictas para evitar este tipo de accidentes.

Por otra parte, y en el caso de que la escalera de hierro posea un revestimiento, es necesario que al mismo se le practique un mantenimiento periódico también; en este caso debemos decir que los fines son exclusivamente estéticos ya que al ser solo un revestimiento, sirve únicamente, para decorar la estructura de hierro. Por lo general, la madera de estos acabados se encuentra plastificada por lo que es aconsejable realizarle una limpieza semanal para que no pierda su lustre y su brillo. Sin embargo es importante que la superficie del revestimiento no se encuentre demasiado resbalosa para evitar posibles caídas; por ello le recomendamos que no utilice ceras para madera ni ningún otro tipo de productos que cause este efecto deslizante. Las escaleras de hierro siempre dotan a un ambiente de clase y elegancia, pero como bien dijimos al principio es difícil combinarlo con el resto de una decoración de interior, por ello, antes de que se realice la construcción de la estructura, asegúrese de planear determinadamente cual va a ser el estilo que le dará a su casa; de este modos evitaremos que, una vez que la escalera este terminada, nos llevemos la sorpresa de descubrir que la misma no era lo que nosotros esperábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba