escaleras eléctricas

Las escaleras eléctricas son dispositivos de transporte cuyos escalones o peldaños se mueven hacia arriba o hacia abajo, según corresponda.
Este invento tuvo su lugar en el año 1890 por Jesse Reno, y fue desarrollada por el técnico en electricidad Charles Seeberger.
Como bien dijimos, los escalones que poseen las escaleras se mueven mecánicamente.
Y se utilizan principalmente para transportar con comodidad y rapidez, un gran número de personas entre los diferentes niveles que posee un edificio.
En los aeropuertos, bocas de subterráneo y centros comerciales son los lugares en donde más se utilizan debido a la gran concurrencia diaria de gente.
El movimiento que producen estas escaleras eléctricas es controlado mediante un servicio técnico capacitado para esta tarea.
Y este tipo de maquinaria debe ser permanentemente supervisada, no solo por la complejidad de su funcionamiento.
Sino que también, es importante que no presente ningún tipo de desperfecto técnico.
Actualmente las normas de seguridad bajo la cual está regido el uso de escaleras eléctricas son muy rigurosas.
Ya que las escaleras eléctricas suelen ser propensas a causar demasiados accidentes que en muchas ocasiones pueden resultar fatales.

Para disminuir las probabilidades de que la gente pueda resultar atrapada, especialmente en la zona de pasamanos y en el descenso de la escalera eléctrica, suelen instalarse mecanismos de seguridad.
Estos se encargan de detener de forma inmediata el funcionamiento en el caso de que se detecte la presencia de algún usuario.
Los diseños de las escaleras eléctricas en la actualidad suelen hacerse con la influencia que presentan estas normas de seguridad de manera progresiva con el fin de evitar el mayor número posibles de accidentes.
Uno de los inconvenientes más importante que se presentan en el uso de las escaleras eléctricas es la irresponsabilidad de muchos usuarios.
Es muy común ver niños que se cuelgan de los pasamanos, o incluso adolescentes que se montan a ellas con los cordones desatados.
Lo cual puede ser motivo para un accidente grave debido a que los cordones tienden a atorarse en los escalones.
Por ello también se necesita al colaboración de las personas que utilizan estas escaleras eléctricas.
Ya que por más diseño preventivo que ésta posea, sin la concientización de la gente, en muchos casos no sirve de nada.
Si hablamos de futuros desarrollos que se planean para las escaleras eléctricas, uno de los ejemplos del que más se habla es de la cinta de dos velocidades, que actualmente se encuentra en fase de pruebas.
En este caso podemos decir que éstas beneficiarán de notablemente al usuario reduciendo en gran medida los tiempos de traslado.
Especialmente en aquellas grandes superficies o incluso en aeropuertos en dónde los grandes desplazamientos para ir de algunas zonas a otras son muy necesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba