consejos para encarar refacciones

Refaccionar una vivienda o un negocio, es una solución que algunas veces, todos hemos hecho ya que aporta una renovación y le da un toque de novedad a las casas y por supuesto a nuestra forma de vivir. Pero para encarar refacciones hay que analizar muy bien el proyecto para tomar ciertas precauciones y evitar inconvenientes que podrían surgir. Según el tipo de reforma, habría que contratar un profesional, o por lo menos asesorarse para encarar las refacciones. Es importante que el contratista tenga licencia para hacer los trámites necesarios y este habilitado para realizar las reformas. Estos profesionales disponen de una matrícula que debe estar actualizada por la entidad correspondiente. Otro de los consejos para encarar refacciones es realizar las gestiones en la municipalidad, departamento de obras privadas, en donde se entregan los planos con las reformas para ser aprobados. En este caso el profesional actuante será arquitecto o un ingeniero civil, ya que son los habilitados para firmar los planos, es necesario tener el plano de la vivienda al día según reglas y códigos de edificación. Para encarar refacciones se estila hacer un contrato con el profesional actuante detallando todos los ítems a realizar, los precios, el tiempo que lleva la obra y su terminación en un 100%, y establecer derechos y obligaciones para ambas partes.

Un consejo para encarar refacciones es tomarse el tiempo suficiente para decidir el acuerdo y firmar el contrato. No modificar el plano sobre la marcha, porque puede alterar el tiempo de entrega u ocasionar otros inconvenientes. Con respecto a la compra de materiales, a la mano de obra, a los honorarios del profesional, el usuario debe exigir factura y corroborar si todo esta correcto. De esa manera se lleva un control en los gastos y se puede ajustar al presupuesto. Los pagos a contratistas se hacen según lo pactado, pueden ser parciales según el trabajo realizado y cancelar por trabajo terminado para evitar problemas posteriores. Es exigencia de los organismos de gas y de electricidad, que los contratistas sean matriculados. Un buen consejo para encarar una refacción es hacer pagos según el avance de la obra, esto beneficia a ambas partes. Es importante comprobar, que el personal de obra tenga los seguros al día y de acuerdo a leyes vigentes. Otro consejo para encarar refacciones, es el de avisar a los vecinos, mantener la zona limpia después del trabajo diario, y respetar las horas de descanso por probables ruidos molestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba