limpieza de aluminio


El aluminio es un metal que tiene innumerables usos, desde utensilios, baterías de cocina, marcos de ventanas, estructuras, etc. por lo tanto, este material está presente tanto en interiores como en exteriores.
La limpieza de aluminio es fácil de realizar, pero se debe tener la precaución de que no se raye, como primer paso se debe retirar el polvo o la tierra acumulada, esto se hace con un paño humedecido en agua jabonosa, se recomienda no utilizar productos químicos que los puedan dañar.
Si la superficie a limpiar está bastante sucia se la deja en agua caliente y jabón para que se ablande, y luego se procede con la limpieza del aluminio.
Es conveniente que los elementos fabricados con aluminio deban ser cuidados desde el comienzo, para que no se opaquen, hay que tener en cuenta que este metal va perdiendo su brillo con el paso del tiempo, en el mercado se comercializan productos que podrían resultar satisfactorios para recuperar su brillo, pero también existen formulas caseras que dan muy buenos resultados.



Tips caseros

El brillo del aluminio es natural, y para mantenerlo se lo debe limpiar con regularidad, para que no se deteriore.
Para la limpieza de aluminio se necesitan ciertos productos como vinagre, agua jugo de limón, crema de tártaro, bicarbonato de sodio, y una esponja de acero.
Si no se desea usar la esponja de acero por temor a que el aluminio se raye, se puede usar en su defecto, bicarbonato de sodio sobre una esponja.
Si hay que limpiar algún utensilio de cocina, como una olla o cacerola, colocar dentro de la misma una cucharada de vinagre o jugo de limón, una cucharada de crema de tártaro, mezclados con un litro de agua.
La cacerola se coloca al fuego para hacer hervir la mezcla, una vez que el aluminio se vea decolorado, dejar enfriar y proceder a pasarle la esponja de acero muy suavemente.
Se recomienda que cuando se limpia una cacerola se coloquen dentro otros utensilios de aluminio para realizar una limpieza completa y en una sola vez.
Para la limpieza de aluminio en otras superficies, se procede a eliminar la suciedad y se le pasa un producto no abrasivo o el que se usa para pulir plata.
El dentífrico se usa para quitar las manchas del aluminio, por su composición de bicarbonato de sodio y peróxido. El acido bórico se usa para limpiar superficies de aluminio en baños o cocinas.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba