limpieza de fosas sépticas

Las fosas sépticas son cámaras herméticas que cumplen la función de tratar las aguas residuales domesticas. La limpieza de fosas sépticas se realiza mediante la succión de las aguas residuales acumuladas en la cámara, las cuales contienen desechos líquidos y sólidos que pueden obstruir las cañerías de circulación.
La limpieza de fosas sépticas se realiza con una bomba que actúa como una aspiradora, absorbiendo todo el material orgánico depositado en el lugar.
Esta tarea es realizada por personal capacitado, que se dedica a la limpieza y al mantenimiento de fosas sépticas.
Una vez succionado, el material de dicha fosa, éste es conducido al tanque de un camión cisterna que luego se dirige a una planta de tratamiento de aguas residuales.
Siempre que se hace la limpieza de fosas sépticas se deja dentro de la misma alrededor del 10% de la materia orgánica con el fin de que los nuevos residuos que se vayan depositando, se descompongan con rapidez para que no se produzcan olores desagradables en las casas, edificios, industrias, etc. provenientes de las redes de las tuberías.

Resolviendo los problemas

Cuando se producen fuertes lluvias a veces se generan problemas en las fosas sépticas saturando los sistemas de drenaje, ya que el agua puede entrar por encima o por debajo de las mismas, es importante verificar que las tuberías no estén agrietadas porque esto podría sobrecargar el normal funcionamiento de las cámaras.
En la actualidad se construyen fosas sépticas que evitan estos problemas. Los desagües pluviales, deben estar adecuadamente construidos y revisados para que no sucedan estos inconvenientes.
La limpieza de fosas sépticas se debe hacer con una continuidad según la reglamentación y el uso.
En general la limpieza es conveniente hacerla cada dos años siempre que ésta no se sobrecargue antes de este periodo de tiempo.
Cuando se realiza la limpieza de fosas sépticas el mejor método es el de extracción a volumen constante, que consiste en aportar la misma cantidad de agua limpia que la que se quita de aguas residuales de dentro de la cámara, esto permite mantener la presión interna y externa constante.
Cuando se abre la tapa de la fosa séptica, es necesario no respirar los gases del interior, es conveniente esperar 30 minutos para que ésta se ventile, los gases acumulados pueden producir explosiones o asfixia.
Después de la limpieza de la fosa no se debe colocar ningún desinfectante, en ella, porque perjudican su funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba