limpieza de lavadoras

Limpieza de lavadoras, ¿cómo hacerlo correctamente?



No hay dudas que las lavadoras son uno de los electrodomésticos más importantes del hogar, no solo por el uso que le damos, sino también porque estamos hablando de un elemento bastante costoso, por eso es fundamental que cuidemos y limpiemos regularmente cada una de sus partes. La mayoría de los problemas que suelen desarrollar estas maquinas con el paso del tiempo y su uso, tiene que ver con el mal mantenimiento. No mucha gente le presta atención a la limpieza de lavadoras y este es un error que puede pagarse caro.

Limpiar el tambor

Para empezar debes limpiar el tambor de la lavadora, y lo más recomendable es que lo hagas utilizando un ciclo de lavado que tenga el máximo novel de agua, con la lavadora vacía claro está. Un error común que comete mucha gente es la de utilizar detergente para lavar los platos, lo cierto es que lo mejor que hay para la limpieza de lavadoras, específicamente del tambor de la misma es utilizar un desincrustante de sarro, el cual puedes conseguirlo en cualquier tienda de limpieza. También te aconsejo que siempre que termines de lavar la ropa, dejes la puerta del tambor abierta para que se ventile y no se genere humedad dentro.



Limpiar el filtro de agua

Es importante que el filtro de agua de la lavadora esté siempre limpio y desbloqueado ya que pelusas, pelos o bolas de polvo quedarán atascados en el. En todas las lavadoras, el filtro se encuentra situado antes de la bomba de agua, teniendo un fácil acceso justamente con el objetivo de simplificar su limpieza. Debes quitar el filtro y limpiar cuidadosamente uno por uno todos los elementos que éste tenga. Ten en cuenta que cuando lo quites, la lavadora perderá agua por lo que debes tener a mano algún trapo o recipiente que puedas colocar debajo de él. La frecuencia con la cual se limpia el filtro depende de la frecuencia con la que uses la lavadora, pero en general hazlo cada 10 o 15 días.

Limpiar el cajón

El cajón de la lavadora es el que más expuesto está a la suciedad ya que allí irá colocado el jabón liquido o en polvo, así como también los suavizantes. Debes sacarlo de su lugar y lavarlo detenidamente con detergente o lavandina y una esponja; si usas lavandina, asegúrate de enjuagar muy bien para que no queden restos que puedan mezclarse al lavar la ropa.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *