limpieza de mármol

El mármol es una piedra que se utiliza en la construcción, en la decoración, y en la ornamentación de muebles, combinado con la calidez de la madera le da al mobiliario un aspecto muy señorial.
Si bien el mármol es un elemento muy duradero, tiene una consistencia muy porosa, por tal motivo absorbe con facilidad las manchas, por eso hay que estar atento a las mismas ya que si se quitan de inmediato se eliminan por completo.
Para una limpieza de mármol normal, se le pasa un paño embebido en agua con jabón, pero si tiene manchas más rebeldes habrá que hacer una limpieza más profunda.
El mármol se presenta en diferentes tonalidades, el blanco por ejemplo, puede tomar un tono amarillento debido a las manchas, o por correr del tiempo si no se lo limpia a menudo, para remover esa capa lo ideal es limpiarlo con una mezcla de agua con vinagre, el elemento a utilizar con esta solución, es un cepillo que se debe pasar suavemente.

Productos naturales y sintéticos

Hay un detalle que se debe tener en cuenta, el vinagre o el limón que son muy aptos para las manchas, tienen la característica de ser corrosivos para el mármol, por lo tanto se debe tener cuidado y precaución cuando se aplica esta solución.
Inmediatamente de haber aplicado esta mezcla sobre la mancha y haberla frotado para removerla, se enjuaga la zona con abundante agua jabonosa.
En el caso de que la mancha no hubiera salido totalmente, se repite la operación, pero siempre cuidando que la preparación no dañe la piedra.
La limpieza de mármol se comienza sacando el polvo de su superficie todos los días, y luego pasarle agua con jabón o detergente con un paño o una esponja y luego enjuagarlo bien para posteriormente secarlo.
Si es necesario realizar una limpieza de mármol, se sugiere no utilizar productos abrasivos, como amoniaco, lavandina o lejía, o cualquier otro que tenga esas características.
El acido bórico o bórax, es ideal para limpiar el mármol de manchas de café o de vino. Con una solución de un vaso de agua con tres cucharadas de bórax es suficiente para dejar el mármol limpio.
Dentro de los utensilios que se usan en la limpieza de mármol, están los cepillos y las esponjas, éstas solo sirven superficialmente, mientras que un cepillo remueve las manchas con más vigor, si es necesaria una remoción más profunda se le puede pasar muy suavemente una esponja de acero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba