maderas para exterior baratas

Maderas para exterior baratas, ¿Por qué comprarlas?



maderas para exterior baratas
Las maderas para exterior baratas son fáciles de colocar

Existen diferentes tipos de madera para el hogar, pero dentro de este grupo podemos distinguir dos tipos de maderas: las de interior y las de exterior.
Las de interior necesitan de un menor mantenimiento al no tener que estar expuestas a los factores climáticos diversos, que a veces pueden ser muy agudos, como la lluvia o el calor.
Mientras que las maderas para exterior, además de contar con características de resistencia natural, la mayoría de ellas deben ser tratadas para no solo poder soportar las inclemencias del clima, sino también otros problemas que pueden llegar a presentarse como los insectos, los hongos y la humedad.
Nosotros nos enfocaremos en las maderas para exterior baratas, ya que son las que la gente más busca por su precio.
Pero no todo lo barato es bueno ni malo, el secreto es informarse y saber elegir; no debemos malgastar nuestro dinero.



Opciones de maderas baratas

Las maderas para exterior baratas son aquellas que suelen colocarse en jardines y terrazas, dentro de las más requeridas encontramos las de pino, ésta es una madera semidura que, aunque a veces nos la vende tratada, necesitará mantenimiento regular cada seis meses para evitar que se pudra.
La madera de pino se comercializa tratada con autoclave, esta técnica permite obtener resistencia contra los hongos y la humedad, pero esta resistencia es media, y por ello necesita de un plus.
Otro tipo de maderas para exterior baratas son las denominadas “blandas”, éstas son más dúctiles y no tan resistentes como las “duras”; son muy requeridas por sus bajos precios y por ser muy livianas.
Una de sus características principales radica en que tiene menos vetas que las maderas duras y poseen menor densidad (esto también influye en su precio). Las maderas blandas son muy fáciles de trabajar en carpintería y además de utilizarse para muebles de exterior, se emplean para artesanías, tableros y hasta instrumentos musicales.
¿De dónde vienen estas maderas?, de árboles de crecimiento rápido como las coníferas y los perennes.
Los árboles que cuentan con este tipo de madera son el álamo, abeto, ciprés, chopo, eucalipto, cedro y el abedul. Aconsejamos este tipo de madera si es que no contamos con mucho dinero para invertir, de lo contrario, si es que contamos con un buen pasar económico, siempre lo más aconsejable son las maderas dura. Esto se debe a su excelente resistencia, durabilidad y poco mantenimiento.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *