maderas tratadas para exterior


Cuando alguien nos pregunta qué es la madera tratada para exterior, lo primero que debemos decirle es que no estamos hablando de un tipo de madera, sino de una madera que ha pasado por un tratamiento químico que le permitirá soportar las inclemencias del tiempo.
Una de las características principales de la madera tratada para exteriores es que tiene vida y realza cualquier espacio que tengamos en el jardín; pero tratar una madera no es una tarea sencilla, tampoco compleja, el secreto aquí es saber cómo y utilizar los materiales correctos.

maderas tratadas para exterior
Las maderas tratadas para exterior están preparadas para el clima

El paso de los años, los efectos del calor, como del frío en la madera, nos brindan la perfecta excusa de poder teñirla o aplicarle algún acabado; para esto usaremos lo que conocemos como barnices y ceras, pero si estas dos opciones no nos complacen, siempre habrá una más, estamos hablando de los tintes.
En el manual del carpintero, encontramos aquél dicho que afirma “la madera admite diferentes acabados”; y esto se aplica especialmente a las maderas tratadas para exterior; la misma se puede proteger mediante una capa de cera, barniz o tinte, en este último caso, para otorgarle más tono.
La pintura para exterior es otra opción que muchos eligen, pero en ese caso, si vamos a aplicarla sobre un mueble que ya posee barniz o cera, habrá que lijar su superficie. Los tintes son muy variados, los hay vegetales, como la nogalina que viene en polvo para luego mezclarse con agua. Están los colorantes, más precisamente las anilinas para disolver en alcohol, etc.



Aplicando los tintes

Los tintes son excelentes para obtener una madera exterior tratada, pero éstos deben aplicarse de manera específica y con los accesorios específicos.
Se recomienda aplicar los tintes con brocha, paño, rodillo o pincel; como consejo, se recomienda empezar su aplicación de abajo para arriba y así evitar el enchastre.
A esto hay que agregar que el tinte debe aplicarse el mismo número de veces por toda la superficie y en la misma dirección para evitar que queden zonas más claras o más oscuras.
Si no estamos seguros, podemos practicar en un pedazo de madera y así observar cuál es el efecto obtenido y hacer cambios, si así se requiere.
Si estamos pintando la madera y notamos que hay un exceso de tinte, a no desesperarse, se puede retirar con un trapo una vez que se haya secado la mezcla aplicada.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba