modelos de montacargas automáticos

Existe un tipo de montacargas, de los cuales, aunque podemos encontrar muchas capacidades de peso para levantar, las cargas que levanta son más pesadas, estos montacargas automáticos pueden elevar hasta tres toneladas de peso, pero la estructura de los mismos es muy distinta a la de los montacargas automáticos tradicionales. Este tipo de montacargas es principalmente un sistema de poleas que en sus puntas tiene un gancho de izaje. Los ganchos de izaje son cayados a la carga que se desea elevar, y utilizando el sistema de poleas la misma se eleva. Generalmente la carga a elevar se deposita sobre unas canastas de muy grandes dimensiones de acero, u otros materiales muy resistentes. Estas cajas contienen las estructuras necesarias para enganchar los garfios (ya que generalmente esta clase de montacargas posee más de un solo gancho en sus puntas, teniendo en cuenta que deben elevar cargas extremadamente pesadas, y también como medida de seguridad) de una manera confiable y segura.

Por supuesto, estos modelos de montacargas automáticos, al tener la capacidad de elevar elementos mucho más pesados, realiza el trabajo de una manera más lenta que no suele superar los ocho metros por minuto, de todas maneras es una herramienta muy útil más que nada en, por ejemplo, construcciones de edificios donde se deben subir grandes cantidades de materiales a pisos muy elevados para continuar la construcción en vertical, o en puertos donde se deben bajar de los barcos grandes containers llenos de todo tipo de mercaderías, y estos containers suelen pesar muchas toneladas.

En cuanto a que tan “automático” resulta este tipo de montacargas, debemos tener en cuenta que el involucramiento humano en el uso del mismo es menor comparándolo con el montacargas de uñas ya que el mismo es una especie de vehiculo. Pero a la vez este tipo de montacargas se trata de un artefacto muy complejo y de enormes dimensiones, ya que aunque se le denomina montacargas al conjunto del motor, las poleas, los cables y los ganchos, muchas veces los mismos son adjuntados a grandes estructuras para mantener los cables fijos, estas estructuras son extremadamente complejas y de enormes dimensiones, suelen verse en grandes construcciones o en puertos, y por supuesto requieren el control de una gran cantidad de personas altamente capacitadas. Ya que como todos sabemos, aunque hablemos de montacargas automáticos, o de cualquier otro tipo de artefacto automático que se maneje por si mismo y realiza una actividad reemplazando a una persona, siempre va tener que haber un cierto control por parte de personas capacitadas en el uso de la maquinaria, que cuenten con el conocimiento sobre la conducción y los procedimientos de mantenimiento y seguridad requeridos. Podemos decir entonces que, los montacargas automáticos tienen una infinidad de modelos, desde los que levantan poco peso hasta los que se usan por ejemplo en los puertos comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba