montacargas de segundas marcas


Los tamaños de montacargas no se relacionan con las medidas de seguridad, ya que tanto los montacargas de gran tamaño, como los pequeños montacargas son proclives a los accidentes. En primer lugar, uno de los mayores problemas de seguridad (o deberíamos decir “inseguridad”) que poseen estos mecanismos de elevación ya provienen directamente de fabrica, y tiene que ver con que no existe una serie de normas o vigencias que cataloguen y certifiquen cuales son las características, requerimientos mínimos y elementos técnicos que debe poseer cualquier elevador de carga, sin importar los tamaños de montacargas, para salir al mercado. En este sentido, los montacargas que se encuentran directamente a la venta no poseen ningún tipo de regulación legal, y es por esta razón que existen modelos defectuosos y muy peligrosos a la venta al público. Uno de los mayores problemas que conlleva esta falta de control se encuentra relacionada con las llamadas “segundas marcas”. En efecto, las pequeñas empresas de construcción, empresas que no poseen grandes cantidades de capital para inversión seguramente intentaran controlas gastos, y por ello es común que adquieran montacargas de marcas desconocidas, cuya calidad y seguridad son muy dudosas.

Los tamaños de montacargas de segundas marcas suelen ser más pequeños que los montacargas industriales, que suelen encontrarse mucho mejor controlados cuando de seguridad se trata. También existen obras de construcción que poseen para elevar cargas pesadas sistemas de montacargas de fabricación tipo “casera”, es decir, improvisados sistemas de elevación que no cumplen con las mínimas normativas de seguridad vigentes. Sin embargo, también existe una multiplicidad de empresas que fabrican modelos de montacargas altamente seguros, con tecnología de última generación, totalmente automatizados y a la altura de los más actuales requerimientos técnicos.



El costo económico de un elevador de carga depende directamente de los tamaños de montacargas, pero también del sistema y la tecnología que posea. Igualmente, es preciso aclarar que un montacargas no es una herramienta accesible, ya que se trata de un mecanismo que no solo es costosa su compra e instalación, sino también que conlleva un mantenimiento constante. El carácter del mantenimiento de un elevador de cargas pesadas obviamente dependerá de los tamaños de montacargas del que estemos hablando, ya que no es lo mismo el mantenimiento de un pequeño ascensor que el del uno de tamaño importante.

De la misma manera, es preciso aclarar que dicho mantenimiento corre por cuenta de empresas que se dedican exclusivamente a tales tareas, y que poseen dentro de sus plantas a técnicos especialistas con amplios conocimientos y capacidades en la tarea de mantenimiento de montacargas. Como se pudo observar, y a manera de conclusión, podemos decir que los tamaños de montacargas en un elemento que solo determina la cantidad de peso que se podrá trasladar de un piso a otro, aunque también incidirá directamente en el costo económico de compra, instalación y mantenimiento. Son los montacargas una herramienta muy necesaria cuando lo que se busca es llevar adelante la construcción de un edificio, ya que sin ellos resultaría imposible el traslado de pesados materiales.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba