motores de combustión interna para montacargas


Los montacargas son excelentes maquinas para transportar todo tipo de cargas, pero si son operados dentro de áreas cerradas, se eleva de manera peligrosa la exposición del personal de trabajo a estos gases dañinos para la salud, especialmente con el monóxido de carbono, el cual puede afectar la percepción visual y las habilidades para maniobrar estas maquinas durante las horas de trabajo. A partir de allí, comenzaron a evolucionar las partes de un montacargas eléctrico, ya que era necesario un elemento de trabajo que pudiera funcionar y realizar las mismas tareas que se llevan a cabo en los depósitos, pero sin poner en riesgo la salud y la integridad física de los empleados. Como era necesario reemplazar el sistema de motor de combustión interna de hidrocarburos, las partes de un montacargas eléctrico mas importantes comenzaron a ser las baterías, que alimentaban la elevadora eléctrica y lograban el desplazamiento del vehiculo. Estas baterías, por lo general son del tipo plomo–acido, que pueden funcionar en su carga completa, hasta cinco o seis horas de uso constante. De esta manera, las partes de un montacargas eléctrico fueron reemplazando poco a poco a los sistemas de combustión, por lo menos en los lugares donde se trabaja en depósitos cerrados con poca ventilación.

Las baterías no solo son las partes de un montacargas eléctrico más importantes y distintivas, sino que a diferencia de su par con motor de combustión interna, estas pueden significar una diferencia muy importante en cuanto al costo del combustible que mueve a estas maquinarias tan importantes para las actividades de depósito. Los montacargas eléctricos presentan un costo mucho menor si hacemos una comparación por hora de funcionamiento constante, llevando de esa manera una ventaja bastante importante sobre los otros modelos de combustión interna. Otra ventaja que presentan la inclusión de las nuevas partes de un montacargas eléctrico es la reducción del ruido que genera este vehiculo. Además de los agentes contaminantes y gases dañinos que podrían emitir los vehículos y maquinarias que se utilizan en los depósitos, el segundo factor de riesgo que pueden provocar en la salud de los trabajadores es el ruido.



Los motores de combustión interna para montacargas tienen altos niveles de ruido, por lo que los operadores de montacargas deben colocarse protección especial para los oídos. Como mencionamos en párrafos anteriores, los depósitos por lo general son establecimientos cerrados y donde muy fácilmente se pueden concentrar ruidos y gases tóxicos. Por esta razón, las baterías y las diferentes partes de un montacargas eléctrico que conforman el sistema de corriente alterna generan un gran beneficio en este sentido reduciendo en gran parte el ruido que generan estos vehículos.

Por otra parte, todas las partes de un montacargas eléctrico cuentan con mayor duración ya que al no contar con un motor de combustión interna, las vibraciones son mucho menores y de esa manera se desgastan mucho menos y tienen una vida útil más fuerte y duradera. Por los mismos motivos, las partes de montacargas eléctrico tienen un mantenimiento mucho más sencillo y barato, por lo tanto, nos encontramos ante otra ventaja. Pero no todas pueden ser ventajas, si bien notamos que los montacargas eléctricos tienen mejor desempeño en las tareas de depósito, por lo general, suelen ser mucho más caros que los otros modelos, de modo que la inversión inicial seguramente sea mucho mas elevada, aunque luego con el transcurso de las actividades se puedan hacer algunos ahorros de combustible.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba