Tipos de montacargas para hoteles


Gracias a las mejoras tecnológicas hoy en día se fabrica una gran variedad de montacargas para hoteles, que soportan cargas diferentes y que poseen diseños igualmente distintos. Cada hotel debe elegir por el que se ajusta mejor a sus necesidades de prestaciones, ya que no es lo mismo adquirir un montacargas solo para el transporte de mercadería y demás objetos, que comprar uno que se va a usar también para transportar seres humanos. Generalmente la adquisición del montacargas para hoteles se realiza cuando este se está construyendo desde los cimientos, ya que es más sencillo instalarlo en este momento que hacerlo una vez que la edificación ya ha sido terminada totalmente. El ingeniero o el arquitecto a cargo de las obras de construcción tienen que tener en cuenta en los planos el espacio que va a ocupar el montacargas para hoteles y todas sus partes. Sin por algunas razón el modelo especifico de montacargas que se iba a colocar excede el espacio destinado para su instalación, es recomendable comprar uno mas pequeño pero que se ajuste de mejor manera a la edificaciones el mismo sentido los profesionales de la construcción a cargo de los trabajos deben indefectiblemente asegurar que las paredes del hueco en donde se va a colocar el montacargas para hoteles sean lo suficientemente sólidas como para no desmoronarse o dañarse después de pasado un tiempo de que el aparato esta en funcionamiento, sobre todo si este es muy grande.



En la actualidad hay dos tipos de montacargas para hoteles y para otro tipo de edificación, los que funcionan gracias a energía eléctrica y aquellos que empelan energía hidráulica; ambos tipos poseen muy buena resistencia a los golpes y una excelente capacidad de carga que esta limitada por el motor que posean, claro está. Sobre el motor podemos afirmar que siempre es eléctrico en los dos casos, pero mientras que para los montacargas eléctricos es el principal sustento, para los hidráulicos solo se limita a permitir la circulación del líquido hidráulico.

Los montacargas para hoteles se desplazan generalmente por unas guías o rieles que están emplazados en las paredes de la edificación que permiten que el aparato no se mueva hacia los costados durante el ascenso o el descenso. En la parte superior de la cabina se encuentran instalados los cables que son enrollados y desenrollados para hacer subir o bajar al montacargas para hoteles. Cuanto más grande sea la cabina, mayor importancia adquiere los cables y el motor (en particular en las variantes eléctricas), dado que la exigencia a la cual ellos van a estar sometidos va a ser de mucha mayor importancia. Por ultimo, la resistencia del montacargas para hoteles oscila de los 40 Kg. para los modelos mas pequeños hasta los varios cientos de kilos para las variantes de mayor rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba