hornos eléctricos

Hay dos tipos de hornos eléctricos, que se diferencian por su tamaño, uno es el que va empotrado en la cocina, y el otro es el pequeño horno que se apoya sobre mesada.
Los hornos eléctricos grandes se caracterizan por tener una puerta de vidrio templado doble, doble aislación térmica y varias funciones de cocción.
También termostato, timer, grill eléctrico, luz interior, algunos modelos son auto limpiantes, panel retro iluminado, corte de cocción, y una determinada cantidad de funciones.
En los hornos eléctricos los alimentos se cocinan en forma rápida y sin ensuciar.
Funcionan en el momento que son conectados a la corriente eléctrica, el calor emitido por la misma, cocina los ingredientes desde adentro hacia afuera, lo que no ocurre con los hornos a gas que cocinan en sentido inverso.
El grill de los hornos eléctricos emite calor seco por lo tanto sirven para cocinar, pero a la vez se usa para dorar y gratinar las comidas.

Para todos los gustos

El modelo más pequeño de los hornos eléctricos tiene las mismas funciones que el anterior, algunos no disponen de grill, éstos generalmente se usan para descongelar, calentar, y cocinar solo alimentos simples.
Dentro de estos hornos eléctricos están los modelos a convección con calor seco, constan de un ventilador que distribuye el aire caliente, estos modelos tienen un grill y son los más completos de todos.
El tamaño de estos hornos eléctricos si bien es pequeño, tienen la posibilidad de ir empotrados en una pared, es importante la capacidad de ellos, que va desde 19 litros hasta 25 litros.
Los mecanismos de los hornos eléctricos pueden ser mecánicos o digitales, estos últimos se programan mediante los controles en sus distintas posiciones, lo mismo ocurre con los digitales pero solo se manejan con los dedos.
Los hornos eléctricos con grill tienen una potencia de alrededor de 1000W, pero si no lo tiene la potencia podría ser de 800W.
En la actualidad la gente se está acostumbrando a cocinar con los hornos eléctricos porque contribuyen a mantener las propiedades naturales de los alimentos, como las vitaminas y los minerales.
Otra de las ventajas es que no se necesita agua para la cocción por lo tanto la comida no pierde el sabor original.
Los hornos eléctricos tienen la puerta protegida por el doble cristal, y además una micromalla que evita que la radiación no se filtre hacia el exterior.
Los alimentos se cocinan con más rapidez que en los hornos convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba