aparadores antiguos


Dentro del mobiliario para el hogar, los aparadores son probablemente los más funcionales, ya que se trata de un mueble en el que puedes guardar todo tipo de objetos y de acuerdo a su diseño y dimensiones, puede también funcionar como un exhibidor y un lindo objeto decorativo.
Ahora bien, como todos los muebles, los aparadores siguen una línea decorativa que responden a diferentes estilos. En este caso particular, te daremos algunos datos sobre los aparadores antiguos que pueden servirte si te gusta este tipo de mobiliario.

aparadores antiguos
Los aparadores antiguos son muy estéticos

Primeramente, cuando vayas a colocar un aparador con estilo tan definido como este, es importante que te fijes en el resto de la decoración de tu casa.
Los aparadores antiguos tienen características muy específicas en cuanto a su estilo, y si por ejemplo los colocas en una decoración minimalista, sin duda va a resaltar como un detalle negativo.
Los aparadores, más allá de su funcionalidad, son un complemento para la decoración y ambientación de interiores, por eso este estilo solamente queda bien en ambientes que tengan un estilo clásico o bien antiguo.



Un estilo único

Ahora bien, no confundas “antiguo” con “vintage” o “retro” ya que estos dos estilos son mucho más modernos y por lo tanto más versátiles. Los aparadores antiguos en su mayoría están fabricados en madera solida con detalles tallados.
Si se trata de un diseño que es realmente antiguo en cuanto a su vida funcional, es importante que te asegures de restaurarlo, especialmente en su aspecto estructural. Ahora bien si solamente es un aparador con estilo antiguo pero de fabricación reciente, entonces no tendrás mayores problemas en este sentido.
Considerando que se trata de un estilo más bien conocido por ser trabajado de manera artesanal, los aparadores antiguos son un poco más caros que los más modernos.
Si se trata de un aparador que data de unos 50 a 100 años, sin dudas estamos hablando de una reliquia, y dependiendo de su estado puede llegar a costar entre 300 y 700 dólares, dependiendo el estado en el que se encuentre.
Ahora bien, si estamos hablando de los aparadores antiguos fabricados en la actualidad, son mucho más económicos en cuanto a sus modelos básicos, ya que puedes encontrarte con precios a partir de los 90 dólares.
Todo depende de los materiales y la complejidad del diseño así como también las dimensiones del mismo, lo más importante en estos casos es que siempre estés seguro de que el aparador no va a resaltar negativamente en el ambiente de tu casa donde quieras colocarlo.

adsense bottom

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba