cabeceros blancos


En un dormitorio el cabecero de la cama tiene un protagonismo por demás importante en la decoración. Los cabeceros blancos aportan delicadeza y sobriedad al ambiente. Se usan en estilos modernos y minimalistas, como también en otros que intentan otorgar un toque de elegancia. Los cabeceros blancos, deben integrarse a paredes que hagan resaltar el estilo elegido. Estos cabeceros son muy fáciles de combinar, se presentan en madera pintada o laqueada, en tapizados símil cuero, en piel, o en telas de tapicería.
Según el tamaño de la habitación dependerían las medidas del cabecero, y el estilo a crear. Hay cabeceros blancos para camas de una plaza, de dos, y para las de tamaño King, se ven muy bonitos y finos sobre paredes pintadas en gris, tanto los de madera, o los de capitoneé.
En algunos modelos se les hace un recuadro perimetral en madera color negro para realzar el centro blanco del cabecero.
Hay otros de la línea cabeceros originales, que están diseñados en madera laqueada con detalles de hojas y flores, entre otros modelos los de madera, cuentan con diseños artísticos en donde los listones juegan un rol interesante, debido a la combinación que se hacen con los mismos, pueden ser en horizontal, en vertical, en diagonal, en cruz, y en otras mixturas.



cabeceros blancos
Los cabeceros blancos combinan con todo

Un estilo actual y moderno

En ambientes modernos el color blanco se acopla al color negro, por ejemplo una sugerencia que resulta del agrado de la mayoría, es apoyar el cabecero blanco sobre una pared pintada o empapelada en negro.
Con el resto de los muebles en blanco y la blanqueria en negro o en gris, en cuestiones decorativas la creatividad es fundamental y los cabeceros blancos ofrecen una gran variedad de alternativas.
El estilo francés tan elegante, no está ausente en esta línea de decoración, hay cabeceros con una estructura perimetral de madera con molduras, y el centro cubierto con esterilla, este modelo en blanco es uno de los diseños más aristocráticos del mercado.
Apoyado sobre una pared pintada en rosa viejo, o empapelada con flores en tonos delicados, brindan un ambiente en donde predomina el relax.
Los cabeceros blancos también se fabrican en forja, con una variedad de dibujos sorprendentes, y conjugan su originalidad con cualquier estilo de muebles.
Hay cabeceros que ocupan la pared de apoyo entera, integrando en el mismo las mesas de noche o mueble modular. Los cabeceros blanco se pueden combinar con tonos como plata, marfil, o algún otro tono muy delicado.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba