camas para niños

El mercado ofrece una gran variedad en camas para niños, entre las que se pueden elegir están aquellas que resulten funcionales para aprovechar el espacio de la habitación. Dentro de los modelos de camas para niños están, las literas o camas superpuestas, las camas nido o marineras, y las camas de una plaza fabricadas en diferentes materiales y en diversos modelos. Las camas para niños pueden ser simples o con cajones en la base, como tambien diseñadas en dos niveles estando la cama en el nivel superior y un escritorio para que el niño realice sus tareas, que se ubica debajo de la cama, todo dentro de un mismo mueble. Este tipo de camas para niños son ideales para los ambientes pequeños. Las camas superpuestas van colocadas de manera tal que se ajusten a la distribución de la habitación. Los fabricantes de muebles infantiles ofrecen la opción más conveniente para optimizar el espacio. Por otra parte las camas superpuestas se pueden desarmar, y convertirlas en dos camas separadas ideal para utilizarlas en diferentes dormitorios. Las camas para niños deben ser ante todo resistentes, por esta razón existen modelos reforzados que soportan las fuertes actividades de los niños.

Los dormitorios son para jugar, estudiar y dormir, por lo tanto el uso es permanente dentro del periodo de la niñez. En cuanto al dormir, hay camas que salen de lo estándar para convertirse en camas modulares muy practicas que conjugan varias funciones en un solo mueble. Dentro de los diseños de cama para niños, están aquellas que son extensibles, es decir que cambian en sus medidas, comenzando con las dimensiones de una cuna para convertirse en una cama con las medidas estándares. Esta cama consta de respaldo y piecera que actúan como barreras de contención junto con los laterales, cuando el niño crece, la piecera se reclina y la cama se alarga. Para elegir una cama para niños es importante conocer los gustos del pequeño, otra razón importante es el tamaño de la cama. En esta época en que todo es muy costoso, conviene invertir en una cama que dure por lo menos hasta su adolescencia e ir modificándole los detalles que hacen a un diseño para niños con otros diseños para adolescentes, claro está que los diseños de la ropa de cama irán cambiando a medida que el niño vaya creciendo, y éste podrá elegir los elementos que se adapten a su personalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba