muebles de madera sin tratar


Cuando nos dirigimos a un local o tienda de mobiliario, es seguramente porque nos disponemos a comprar un mueble, pero allí todos los modelos que observamos están terminados.
¿Qué quiere decir esto?, que ya su madera se encuentra tratada, protegida y lista para soportar golpes, rayones y demás. Los muebles de madera sin tratar son aquellos a los cuales conocemos como “crudos” o “básicos”, son piezas que salen directamente de la carpintería al mercado.
Los muebles de madera sin tratar más comunes son los que vemos en las casas de campo o en las viviendas rústicas, justamente porque al estar hablando de madera no tratada, es un tipo de madera rústica que va a la perfección con esta clase de decoración.
Pero por supuesto, el no tratar la madera tiene sus grandes desventajas, las que se relacionan principalmente con los hongos, la poca resistencia a la humedad y la debilidad de su estructura. Pero existen formas de tratar la madera sin productos químicos, nosotros ahondaremos en ellas.

¿Cómo protegerlos de los insectos sin productos químicos?

Para proteger los muebles de madera sin tratar sin que éstos pierdan su esencia, debemos utilizar aceites naturales o productos basados en ellos como el aceite de linaza crudo, por ejemplo. Este aceite se seca de manera lenta y tarda semanas en penetrar la madera.
Pero si elegimos el aceite de linaza tratado, éste secará más rápido.



muebles de madera sin tratar
Los muebles de madera sin tratar tienen un estilo rústico

Otra opción natural es el aceite de madera natural, el cual se emplea mucho en China; éste penetra perfectamente la madera y luego se endurece.
Estos aceites se aplican en los muebles de madera sin tratar mediante el uso de una brocha o paño.
Como habíamos mencionado a continuación, también existen productos basados en agua para tratar la madera, la colada de cal es una pintura de masilla de cal y agua y es uno de los métodos más empleados para blanquear la madera, por ejemplo.
Es accesible, no posee disolventes químicos y es natural. Se popularizó en la revolución industrial y esta mezcla se ha empleado de gran forma en papel, madera, ladrillo y hasta en piedra.
Para su correcta aplicación, se debe preparar la mezcla según lo especifiquen sus instrucciones, y luego se debe aplicar mediante el uso de un cepillo o paño.
Es cierto que algunas maderas resisten por naturaleza los insectos y el decaimiento, entre ellas tenemos el cedro, las secuoyas y maderas de ciprés. Pero el resto necesita de algún tipo de tratamiento.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba