aislamiento ignífugo

Cuando estamos construyendo, reformando o reparando nuestro hogar tratamos de hacerlo con los mejores y más resistentes materiales para evitar accidentes a futuro o que el problema vuelva a aparecer. Existen muchos materiales para esto, como el cemento, madera, piedra, arena, poliuretano, fibra de vidrio, etc. Y las funciones que cumplen cada uno son diferentes, como por ejemplo los materiales hidrófugos, los acústicos y los ignífugos. Es justamente de estos últimos de los que hablaremos aquí, para saber cuáles son y que usos se les da y cuáles son sus principales características. Básicamente podemos decir que el aislamiento ignífugo es aquel que nos protege del fuego, o sea para evitar incendios y accidentes similares. Este aislamiento se usa en casi toda la industria en general para prevenir posibles accidentes. En los hoteles, restaurantes, hospitales, oficinas públicas y discotecas se los usa también para la protección de las personas.

En los últimos años en la mayoría de los edificios residenciales se ha comenzado a utilizar el aislamiento ignífugo, ya sea por normativas vigentes o porque son más seguros. Como dijimos en el comienzo el aislamiento ignífugo es cada vez más usado, y es por ello que cada vez mas materiales de construcción vienen con esta protección tan necesaria. Existen pinturas especiales que son ignifugas o retardantes, lo que hace que cuando puede haber riesgo de incendio estas lo puedan evitar o por lo menos hacer que no se expanda. Otro de los materiales de aislamiento ignífugo son los famosos paneles. Estos se colocan generalmente en los techos de las edificaciones, aunque también se pueden adquirir para paredes y pisos. Con el aislamiento ignífugo nos aseguramos que nuestro hogar sea aun más seguro, para evitar accidentes y proteger a tu familia de algo tan común como los incendios accidentales caseros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba