pisos de madera flotante

Cuando estamos en plena construcción de una casa o de alguna extensión de la misma, algo que nos solemos preguntar a menudo es “¿Qué tipo de piso podemos ponerle?”.
Esta es una inquietud habitual en muchas personas porque la elección del suelo no es un detalle, todo lo contrario, tenemos que pensar en una superficie útil, bella y que pueda soportar sin problemas el peso del tránsito que allí habrá.
La mejor alternativa para una vivienda, sin importar su tamaño, son los pisos de madera flotante, éstos son estéticos y muy resistentes, pero también es cierto, que cuestan un poco más caro que un piso construido con materiales convencionales. A continuación trataremos de responder algunas preguntas que muchos usuarios tienen.

Preguntas frecuentes

¿Dónde colocar pisos de madera flotantes?
Lo bueno de este tipo de tarimas es que pueden colocarse en casi todas las superficies, siempre y cuando las mismas se encuentren niveladas y secas; como ventaja principal decimos que como su pegado y secado es rápido, a las pocas horas de colocarlos ya se puede empezar a caminar sobre ellos.
¿Cuántos tipos de pisos flotantes existen?

pisos de madera flotante
Los pisos de madera flotante son fáciles de colocar

Existen básicamente dos tipos de pisos flotantes: los de madera y los melamínicos. Los primeros son los que poseen una capa final de laminado de madera natural, son la mejor opción a la hora de reemplazar a la madera maciza y es quizás la alternativa más ecológica. Los melamínicos son los más económicos del mercado debido a que llevan una capa de laminado de plástico con aspecto de madera, sería algo así como un “símil madera”. Como ventaja principal decimos que vienen en una gran cantidad de colores y diferentes grados de resistencia a la abrasión.
¿Cuáles son las ventajas de los pisos flotantes de madera?
Cuando nos preguntan qué es lo que nos ofrecen los pisos de madera flotante en comparación a los tradicionales debemos ser muy puntuales: éstos son muy prácticos, fácil de colocar y casi no requiere de arduo mantenimiento. A esto le podemos agregar que puede ser colocado sobre un piso ya existente, por lo que no requiere obras.
La única desventaja que podemos nombrar es que requiere de una excelente nivelación, de lo contrario, lo más probable es que comiencen a rajarse al poco tiempo de ser colocados. Quizás la desventaja más fuerte es que no pueden imitar la calidad y calidez de un piso de madera natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba