tipos de tejas

Las tejas son piezas fundamentales para revestir los techos de las viviendas, y formar en su conjunto lo que se llama el tejado. Dentro de estas piezas, existen varios tipos de tejas de diferentes estilos, formas, materiales y colores. El tipo de tejas clásicas son elaboradas en barro o cerámica a la que les llaman esmaltadas, estas últimas son más impermeables que las primeras, y combinan con estilos más modernos. Si nos detenemos en las formas de los tipos de tejas, veremos que hay tejas planas, curvas, lisas, salientes, y acanaladas. Los materiales con que están elaborados los tipos de tejas, son: las tradicionales de barro cocido, están las de piedra llamadas pizarra que son las más costosas, pero son eternas y le otorgan al techo un estilo único y señorial, están las de cemento, otras fabricadas en polímeros plásticos y podríamos mencionar los techos metálicos con imitación teja pero éstos se fabrican en piezas o planchas, que podrían ser una alternativa para realizar una buena cubierta. Los tipos de tejas se clasifican según el estilo marcado por las diferentes culturas que hicieron de las tejas una característica propia dentro de sus construcciones arquitectónicas.

Las tejas tradicionales son las del tipo de alfarería, fabricadas en arcilla cocida, y su mantenimiento es escaso. Generalmente son resistentes al clima pero el granizo podría romperlas, son fáciles de reemplazar, son ignifugas y con el tiempo su porosidad se va sellando, dentro del estilo de estas tejas están las españolas, las normandas, las francesas, y las portuguesas. Este tipo de tejas son las más usadas y las más accesibles. Hay otro tipo de tejas de asfalto, que están elaboradas con arena y fibras orgánicas que son ignifugas, fáciles de colocar y de reemplazar, y se presentan en una variedad de colores muy bonitos. El tipo de tejas de fibrocemento son muy resistentes a la tracción porque están fabricadas en cemento y fibras mineralizadas, que se presentan en planchas ondeadas en colores, son livianas y económicas. Con el tiempo se fueron fabricando más tipos de tejas y están las de cobre, se colocan en techos irregulares o con diferentes movimientos de arquitectura. Son durables, livianas, no se degradan ni se oxidan, y son reciclables. Son tejas relativamente costosas pero la inversión se amortiza con el tiempo por la calidad de las mismas. Con todas estas referencias se ven las distintas posibilidades que ofrece el mercado en cuanto a los tipos de tejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba