zócalos radiantes


Hay quienes consideran que la instalación de zócalos en el hogar es realmente en vano ya que no posee ninguna función en particular más que la de decorar y hacer más elegantes los ambientes, sin embargo, debemos decir que en la actualidad se han diseñado zócalos calefaccionados para el invierno mayormente conocidos como zócalos radiantes. Esta es una idea sumamente innovadora que no todo el mundo conoce pero que cada vez más personas implementan para los diferentes ambientes de su hogar.

Los zócalos dejaron de ser simples zócalos para pasar a ser un método de calefacción muy efectivo para el hogar. Se trata de un sistema sumamente ventajoso para nuestra economía como así también para el cuidado del medioambiente ya que los zócalos radiantes brindan calefacción mediante el uso de muy poca energía lo que hace que el gasto sea mínimo. Otra de las ventajas que no debemos dejar de nombrar de los zócalos radiantes es que una vez instalados brindan un calor sumamente agradable y sano para al ambiente, brindando una sensación de calidez permanente similar al calor del sol durante los días más fríos del invierno.



zócalos radiantes
Los zócalos radiantes resultan un gran sistema de calefacción.

Además, mediante la instalación de los zócalos radiantes estaremos evitando la humedad en las paredes del ambiente, al igual que la típica condensación del agua en los cristales de las ventanas. Los zócalos radiantes son compatibles con cualquier fuente de energía que genere calor ya sea gas, electricidad o energía solar. Son de muy fácil instalación aunque, claro que debemos prestar especial atención en las instrucciones de instalación teniendo en cuenta el manual. Si no disponemos de conexiones cercanas al sitio exacto en donde queremos instalar estos zócalos será necesario que solicitemos la ayuda de un experto en instalación.

Otro de los aspectos que debemos destacar son los diseños que presentan los zócalos radiantes. Estos pueden ser muy variados y dependen pura y exclusivamente de la empresa que los diseñe y fabrique ya que cada uno posee su estilo particular. Por lo general son de color blanco y no ocupan mucho espacio, imaginémonos un zócalo convencional un poco más grueso y por supuesto con calefacción. Los precios varían también según la calidad y la empresa que los fabrique pero en términos generales se trata de un artefacto que puede llegar a costar hasta doscientos dólares. Puede que el precio nos asuste un poco pero con el tiempo de uso nos daremos cuenta de que realmente vale la pena teniendo en cuenta el ahorro de energía (y dinero).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba