inodoros y bidets suspendidos

Existen en el mercado una amplia variedad de modelos y estilos de sanitarios que complacen el gusto de todos los usuarios. Pero en esta oportunidad nos ocuparemos de ver las ventajas y desventajas de los inodoros y los bidets suspendidos. Ante todo, hay que reconocer que en los catálogos de sanitarios los que están de moda en la actualidad son los inodoros y bidets suspendidos, las ventajas son muchas y casi no tienen desventajas. Estos sanitarios son muy diferentes a los tradicionales, son más ligeros, tienen una línea moderna y minimalista, al no estar apoyados en el suelo son aéreos o suspendidos lo que permite aprovechar mejor el espacio, son más ventajosos para los baños pequeños, facilitan la limpieza del piso e impiden que se acumule suciedad como ocurre con los sanitarios tradicionales en el pie o base. Otra de las ventajas de los inodoros y bidets suspendidos, son las cisternas empotradas, éstas no están a la vista sino que se colocan dentro de la pared por medio de un doble tabique, lo único que se ve es el pulsador de descarga que se comercializan en una amplia variedad de diseños.

El impacto visual que tiene los inodoros y bidets suspendidos es muy agradable porque dan la sensación, precisamente de suspensión, pasando más desapercibidos que los sanitarios convencionales, y en su proporción, estos sanitarios otorgan en sus formas con combinaciones lineales y redondeadas, un estilo más bello y novedoso. La decoración que proporcionan al baño es otra de las ventajas de los inodoros y los bidets suspendidos. Para las personas que tienen imaginación, estos sanitarios les parecerá, que controlan la ley de gravedad otorgando una visión futurista de la era espacial con el agregado de una cisterna invisible y silenciosa que parecería no existir. Después de ver las ventajas, nos ocuparemos de cuales serian los inconvenientes de los inodoros y bidets suspendidos. Si bien el costo de las piezas no difiere mucho de los tradicionales, requieren más obra para instalarlos, por ejemplo la colocación de la cisterna necesita doble tabique, allí se encarecen los materiales y la mano de obra. Instalar los sanitarios suspendidos tambien es más complejo que los convencionales, porque deben fijarse a la pared de manera correcta y firme. Los demás inconvenientes se refieren a la etapa de diseño, a un probable reemplazo de cisterna, y lo demás, se podría decir que son todas ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba